Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
CASTILLO  DE  DOÑA  BLANCA

Localización: se encuentra ubicado en El Puerto de Santa María, en el kilómetro 3,2 de la carretera A-2002 que une esta localidad con Jerez de la Frontera. Se encuentra flanqueado al norte por la Sierra de San Cristóbal y al sur por una amplia y extensa llanura de marismas y salinas formada por depósitos aluviales del río Guadalete.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Punto de recepción de visitantes – Posee cuadros explicativos.

Descripción: el yacimiento, de 6,5 ha de extensión, se sitúa en una colina amesetada de planta casi rectangular. Los restos más antiguos corresponden a un asentamiento urbano en época fenicia (800 al 755 a.C.) que se mantuvo habitado de forma ininterrumpida hasta la llegada de los romanos (finales del siglo III a.C.). Tras un largo período de abandono se estableció en la colina una alquería almohade (siglos IX y XII d.C.).
poblado fenicio murallas
Si bien los restos constructivos pertenecientes al siglo VIII a.C. se localizan generalmente cubiertos por una potente capa de sedimentos acumulados, al exterior del recinto amurallado se ha localizado una amplia zona de viviendas que presenta un grado de conservación excepcional. Construidas sobre terrazas artificiales, aprovechando la ladera de la colina, y con acceso desde estrechas calles, estas edificaciones fueron realizadas a base de mampuestos revocados con arcilla y enlucidos con cal (se han localizado hornos para la fabricación de pan y bancos de adobe adosados a la pared). Desde sus comienzos la ciudad se fortificó con una recia muralla, construida con piedras irregulares de mediano tamaño trabadas con arcilla roja, reforzada con cinco bastiones de planta circular y un foso en forma de V excavado en la roca.
poblado romano poblado romano
poblado romano poblado romano
La ciudad tardía (siglos IV-III a.C.) presenta un urbanismo planificado organizado en torno al trazado de sus calles. De ésta época se conocen algunas viviendas y estructuras de carácter industrial: un horno junto a una calle, una pileta circular impermeabilizada y un lagar compuesto por dos piletas en las que se realizaba el pisado de la uva y una pileta de mayores dimensiones en la que se recogía el mosto procedente de las anteriores.
Ir arriba     Volver a Tartessos     Volver a Romanización
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades