Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
VILLA  DE  QUINTANILLA  DE  LA  CUEZA

Localización: saliendo de la localidad de Quintanilla de la Cueza (Palencia) por la N120, en dirección a Calzadilla de la Cueza, se toma un desvío señalizado a izquierda que conduce al yacimiento.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso señalizado – Punto de recepción de visitantes - Posee cuadros explicativos.

Descripción: las campañas de excavación han dejado al descubierto una serie de habitaciones correspondientes a un complejo termal perteneciente a una lujosa residencia de una familia de la aristocracia local. Parece asegurarse la existencia de un hábitat a partir del siglo II d.C., que se relaciona con una villa rústica dedicada a la explotación agrícola que, entre los siglos III y IV d.C. alcanza su máximo apogeo. En este período los propietarios se van enriqueciendo progresivamente, van ampliando en diversas etapas el núcleo primitivo de sus viviendas y embelleciendo las habitaciones a partir de la colocación de mosaicos (siglo IV d.C.). A finales del siglo V d.C., con el resquebrajamiento de la organización rural, este asentamiento entra en un período de lenta decadencia y abandono progresivo (tras entrar en ruina algunos mosaicos son restaurados por los propios habitantes de la villa sin mucho cuidado ni demasiado interés). Finalmente, el empobrecimiento de sus propietarios produjo su abandono definitivo.
Las habitaciones se distribuyen en dos bloques de distinta orientación, hecho que parece indicar que no existió un planteamiento inicial pensado sino que se han ido añadiendo sobre edificaciones anteriores. El Bloque A se halla formado por trece habitaciones de diversos tamaños, casi todas con mosaicos, de orientación norte-sur y el Bloque B se halla formado por seis habitaciones de diversos tamaños, todas con mosaicos, organizadas a lo largo de un ancho pasillo de orientación este-oeste.
Salas Calefaccionadas: una particularidad notable de este conjunto es la abundancia significativa de habitaciones cuyo suelo se levanta sobre pilares de organización diversa que permitían caldear el pavimento, y por tanto las habitaciones, a través de la circulación de aire caliente procedente de un horno de combustión de leña situado en el muro exterior de las mismas. La variedad de estos sistemas de calefacción y su excepcional grado de conservación dan a esta villa un interés especial.
sala calefaccionada sala calefaccionada
Sistemas de Calefacción: el hipocaustum de la habitación 12 está compuesto por un pasillo central, abierto a un horno, del que parten una serie de conductos más estrechos construidos sobre la tierra y separados entre sí mediante la acumulación de guijarros. Por encima de esta estructura, se colocó una capa de rudus, sobre la que en último término se asentó el mosaico. En el hipocaustum de la habitación 15 el aire caliente pasaba a través de un arco de ladrillo que atraviesa el muro oeste de la estancia. En este caso el pavimento musivo se sostiene sobre una cuádruple parrilla de tres arcos y columnas de ladrillos en pilastras apoyadas sobre el muro o exentas (el de la habitación 10 también incluye arcos y el de la habitación 7 se compone de columnas de ladrillos en pilastras al igual que el de la habitación 26). La habitación 24 presenta otro estilo de hipocaustum compuesto por galerías excavadas en la tierra en forma de T.
Mosaico de la habitación 3: se organiza de fuera hacia dentro, en las siguientes bandas: orla de teselas blancas, franja de ondas en negro, ancha faja de peltas en negro, alfombra cuadrada con alternancia de swásticas, rombos y nudos de Salomón, cuadrado con sogueado en escamas, cuadrado con sogueado sencillo y octógono con motivos oceánicos en el interior.
mosaico de la habitación 3 mosaico de la habitación 3, alegoría del Otoño
mosaico de la habitación 3, alegoría del Invierno mosaico de la habitación 22, cabeza masculina
La parte central del emblema con motivos oceánicos estuvo ocupada por una gran cabeza de Océano, de la que actualmente sólo se conservan las barbas. Cuatro delfines rodean a esta gran figura, que se ve también acompañada de anguilas, un mejillón, un pulpo, peces, caracoles marinos, etc. Las esquinas, entre el octógono y el cuadrado en que se inscribe, las ocupan cuatro representaciones de bustos humanos, alegorías “de las cuatro estaciones” que dan nombre al mosaico. Se conserva en su integridad el Otoño, representado por un hombre con la cabeza cubierta de hojas, zarcillos y racimos de uva con una pequeña cesta llena de racimos sobre el hombro izquierdo; y el Invierno, representado por una mujer que se cubre la cabeza con manto y tiene a su lado una rama seca. Tanto en los animales marinos del emblema como en las representaciones de las estaciones, se han utilizado teselas muy pequeñas de variados colores, muchas de ellas de pasta vítrea (para los verdes, azules claros y amarillos, sobre todo). Resulta evidente que la cabeza de Océano estuvo destrozada de antiguo pues, estando habitada la villa, se rellenó el desperfecto con teselas más grandes que no intentaron recomponer la figura primitiva.
Mosaico de la habitación 22: se encuentra casi completo, salvo el emblema que sólo conserva la parte superior. Se cierra al sur con una greca de cuadrados con entrelazos, se bordea en los laterales con dos grandes alfombras verticales policromas (con decoraciones de ruedas radiales, swásticas, dameros, nudo de Salomón, etc.) y hacia el norte, posiblemente el lugar de entrada, se extiende un gran damero de teselas negras y blancas. El emblema, cuadrangular, llevaba al menos dos figuras cuyas cabezas se perciben, en su totalidad la masculina atribuida a “Neptuno” (con cabellera de mechones verdes) y sólo en parte la femenina, tal vez Anfítrite, que parece forma pareja con la figura varonil. Son abundantes las teselas vidriadas, azules, verdes y amarillas.
mosaico de la habitación 23 mosaico de la habitación 24, Neptuno
Mosaico de la habitación 23: presenta una decoración en escamas imbricadas de color negro, blanco y rojo.
Mosaico de la habitación 24: sensacional mosaico que ha aparecido, desgraciadamente, muy deteriorado. El tema central del emblema, recoge el mito de “Leda y el Cisne”, que aparecen enmarcados en un rectángulo de entrelazos. A derecha e izquierda existen dos grandes alfombras, una a base de juego de arcos conopiales que inscriben círculos con ruedas y rombos, y otras con cuadrados en sogueado que encerraban figuras míticas, como la cabeza de Océano, que es la única que se conserva.
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades