Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
SEGÓBRIGA

Localización: el Cerro de de Cabeza del Griego, protegido al sur por el foso natural del río Cigüela. En la autovía A3 que une Madrid con Levante se toma la salida 104 y luego la carretera CM310 de Carrascosa del Campo a Villamayor de Santiago.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso señalizado – Centro de Interpretación – Posee cuadros explicativos.

Descripción: castro celtibérico dedicado a la explotación agrícola y ganadera que, tras la conquista romana a inicios del siglo II a.C., pasó a ser una ciudad de importancia. Tras las Guerras Sertorianas, hacia el 70 a.C., pasó a controlar un amplio territorio como capital celtibérica (Plinio la consideraba caput celtiberiae o inicio de la celtiberia). En tiempos de Augusto, poco antes del cambio de Era, dejó de ser una ciudad estipendaria que pagaba tributo a Roma y se convirtió en municipium o población de ciudadanos romanos. Fue entonces cuando se produjo su auge económico por el hecho de hallarse en un punto principal de la red viaria romana, por la abundancia de minas de lapis specularis (yeso traslúcido utilizado para cerrar ventanas), y por disponer de buenos terrenos agrícolas en sus alrededores. Estas circunstancias hicieron que la ciudad alcanzara un período de prosperidad que propició el desarrollo de un admirable programa de construcciones monumentales que finalizó hacia el 80 d.C., fecha en la que la ciudad alcanzó su máximo desarrollo. Si bien la ciudad fue cayendo poco a poco en decadencia a partir de los siglos III y IV d.C., momento en el que se produjo el abandono de sus principales monumentos, en época visigoda, a partir del siglo V d.C., era aún una ciudad importante con obispos que acudían a los concilios de Toledo (589 al 693 d.C.). El decaimiento de una vida urbana cada vez más reducida prosiguió hasta la invasión islámica cuando los obispos y las élites gobernantes huyeron a los reinos cristianos del norte (a este momento corresponde la fortificación árabe construida sobre la antigua acrópolis situada en la cumbre del cerro).
La ciudad se situaba sobre un cerro de poco más de 10 hectáreas por lo que, para adecuarse a la disposición de la ciudad, tuvieron que recurrir a explanaciones y aterrazamientos (prácticas éstas muy conocidas por los arquitectos romanos).
Teatro Teatro
Junto a la muralla y a escasa distancia del Foro se encuentra el Teatro, uno de los monumentos más espectaculares de la ciudad aunque se trata de uno de los teatros más pequeños de Hispania. Su construcción debió iniciarse poco después del cambio de Era, en época Julio-Claudia, y se inauguró en tiempos de Tito y Vespaciano, hacia el 78 d.C. En su construcción se aprovechó la pendiente de la ladera para asentar su graderío. Conserva la orchestra semicircular, rodeada de tres escalones para los asientos de las autoridades y el proscaenium que era de madera sostenido sobre pilares de piedra. Tras el tablado se alzaba una monumental frons scanea decorado con columnas y esculturas de mármol.
Termas Termas
Entre el Teatro y la calle paralela a la muralla se levantaron unas Termas a finales del siglo I a.C. de las que se conservan una sala utilizada como vestuario y diversas dependencias.
Anfiteatro Anfiteatro
El Anfiteatro, construido al mismo tiempo que el Teatro, flanquea junto a éste la puerta principal de la ciudad. De planta elíptica irregular, sus 75 m de largo lo convierten en el mayor monumento de la ciudad con capacidad de albergar 5.500 espectadores. Su lado sur está parcialmente excavado en la roca mientras que el norte se levantó desde el suelo hasta una altura que supera los 18 m. La arena está separada del graderío por un alto podium para seguridad de los espectadores.
Foro Foro
El Foro, centro político y social de la ciudad, ocupa un gran espacio rectangular al este de la calle principal. Estaba rodeado por un pórtico sustentado por grandes columnas desde el que se accedía a los monumentos más emblemáticos de la ciudad. Construido hacia el año 15 a.C. dentro del programa monumental de la ciudad, su edificación fue costeada entre otros por Proculus Spantamicus quién pagó su enlosado (grabó su nombre en grandes letras de bronce en memoria de ello).
Al norte del Foro se construyó un gran criptopórtico, estructura subterránea de gruesos muros que sirvió para sostener uno de los pórticos que rodeaban la plaza pública y que se utilizaría además como tabularium o archivo de la ciudad y, en el lado oriental, una gran Basílica en la que los magistrados administraban justicia (alberga en sus extremos norte y sur dos pequeños templetes dedicados al culto al emperador). En tiempos de Vespaciano (69-79 d.C.) se construyó frente al Foro, al oeste de la calle principal, un Aula Basilical de tres naves destinada a reuniones y negocios.
Termas Monumentales Termas Monumentales
Las Termas Monumentales se construyeron en el siglo I d.C. A través de una calle escalonada se accedía a la palestra, un patio porticado con columnas en la que se realizarían actividades gimnásticas y, desde aquí, se accedía al vestuario, con una piscina en el centro, y a las distintas salas destinadas a los baños.
Casa de Silvano mosaico de la Casa de Silvano
El control de la explotación minera dedicada a la extracción de lapis specularis propició la llegada de Caio Iulio Silvano a la ciudad. Este personaje, de origen griego, construyó su vivienda junto a las Termas a principios del siglo III d.C.
aljibe aljibe
aljibe acueducto
El aprovisionamiento hídrico, ligado a la presencia de varios aljibes repartidos por todo el cerro, llegaba a la ciudad desde la actual localidad de Saelices a través de una conducción de obra con una tubería de plomo en su interior.
Basílica cristiana Basílica cristiana
Construida a finales del siglo IV o principios del V d.C., con diversas remodelaciones posteriores, la Basílica Cristiana es otro de los edificios emblemáticos de la ciudad (en el transcurso de las excavaciones arqueológicas se descubrieron las laudas sepulcrales de los obispos Sefronio, Nigrino, Caonio y Honorato). Se trata de un edificio de planta rectangular de tres naves separadas por diez columnas a cada lado, con un crucero central y un ábside de planta octogonal con cripta.
necrópolis necrópolis
Las necrópolis se situaban extramuros junto a las vías que salían de la ciudad. Si bien la más monumental se sitúa al noroeste, donde se conservan restos de mausoleos, la más importante es la noroeste que incluye sepulturas de origen romano y posteriores (la mayoría de las necrópolis de inhumación hoy visibles corresponden a los siglos IV al VII d.C.).
torre musulmana torre musulmana
La cumbre del cerro sobre el que se asienta la ciudad debió ser el emplazamiento del castro celtibérico que le daría origen. Actualmente se conservan los restos de una torre musulmana.
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades