Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
SALINAE

Localización: calle Rosalía de Castro 21-23 (Vigo).

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso Señalizado – Centro de Recepción de Visitantes – Posee cuadros explicativos.

Descripción: los restos arqueológicos pertenecen a una salina marina de evaporación de época romana, dedicada a la producción de sal a gran escala, que estuvo en funcionamiento entre los siglos I y II d.C. Los trabajos arqueológicos han permitido recuperar un yacimiento único en todo el ámbito romano por su estado de conservación y por sus dimensiones: 300 m2 visibles en la actualidad que forman parte de una extensión de salina de no menos de 10.000 m2 para el sector oeste de la instalación. El funcionamiento de esta salina era muy sencillo: el agua de mar se concentraba en grandes estanques donde se producía la evaporación que provocaba la cristalización de la sal. En casi todas las salinas la circulación del agua funcionaba por gravedad, es decir, pasaba desde los depósitos a la zona de cristalización situada en un nivel inferior. Sin embargo en esta salina ocurría lo contrario: un sistema de cubetas escalonadas y dispuestas a distinto nivel obligaban a realizar el remonte del agua, seguramente de forma manual, hacia los cristalizadores situados en los puntos más altos.
salina salina
salina salina
El agua de mar pasaba por tres zonas hasta conseguir la cristalización final. Un depósito o decantador donde se almacenaba y decantaba el agua salobre liberándose de los distintos materiales en suspensión. Esta zona estaba delimitada por grandes piedras hincadas que permitían acumular gran cantidad de agua marina. Una zona de evaporación en la que por exposición al sol y al viento aumentaba la concentración salina. Estaba formada por grandes cubetas de 6 por 10 m, delimitadas por piedras de menor altura, que facilitaban la acumulación de una capa de agua de no más de 15 a 20 cm de altura. Una zona final en la que se producía la máxima concentración hasta la cristalización de la sal. Estaba formada por cubetas de 2,4 por 4,6 m delimitadas por piedras hincadas que permitían la formación de una lámina de agua de no más de 5 cm de altura. El verano era la época del año en la que se llevaba a cabo la cosecha o recolección de la sal, ya que durante los meses de junio a septiembre se producía el momento de mayor insolación y menores precipitaciones. Sin embargo la actividad en la salina comenzaba en la primavera, cuando tenían lugar los trabajos de reparación, limpieza y acondicionamiento de las cubetas después del invierno, y continuaba después de la cosecha con el almacenamiento de la sal.
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades