Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
SAGUNTUM

Localización: en el casco urbano de Sagunto. el Teatro se encuentra en la falda del cerro del castillo y la puerta del Circo entre la calle de los Huertos y la Avinguda dels Sants de la Pedra.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso señalizado – Punto de recepción de Visitantes – Posee cuadros explicativos.

Descripción: tras el asedio y destrucción por parte de Aníbal del oppidum ibero Arse (Saguntum) en el 219 a.C., ciudad aliada de Roma aunque se encontrase al sur del río Ebro (límite de la zona controlada por los cartagineses según los pactos de Asdrúbal con Roma del 226 a.C.), se desencadenó la Segunda Guerra Púnica. Por tanto, se puede afirmar que la presencia de Roma en Iberia está directamente relacionada con este hecho si bien queda claro que, en pleno período de expansión, los romanos no tenían como único objetivo el rescate altruista de la ciudad y la venganza por el agravio cometido contra su aliada. Sea como fuere, en año 214 a.C. la ciudad fue reconquistada por Roma que, al término de la guerra, pasó a dominar buena parte de la Península Ibérica. La gran beneficiada con el nuevo estado de las cosas fue Saguntum, ahora Ciudad Federada de Roma, que a partir del siglo II a.C. comienza a dar muestras de una rápida recuperación. En algún momento indeterminado del siglo I a.C. la ciudad pasó a ser Colonia Latina alcanzando, en el siglo I d.C., la categoría de Municipio. A raíz de esta nueva condición se llevó a cabo una intensa actividad constructiva en lo que a edificios públicos respecta, se edificó un Foro monumental aterrazado y un Teatro, convirtiéndose en uno de los núcleos urbanos más sobresalientes de la época. A lo largo del siglo II d.C. alcanzó su pleno desarrollo y consolidación; prueba de ello es la construcción de un Circo monumental, una de las mayores construcciones, en superficie de todo el mundo romano, capaz de albergar a miles de espectadores ávidos de contemplar carreras de carros (edificio de elevado coste y que requiere una enorme superficie de terreno). Con la crisis del Imperio del siglo III d.C. la ciudad llegó al límite de sus posibilidades (no se conoce ningún edificio público construido en esta centuria) y, a partir del siglo IV d.C., entró en una etapa de decadencia acentuada, llegándose a dudar respecto de su continuidad como sede urbana a partir del siglo V d.C.
Sin vecinos que pudieran rivalizar con ella (Valentia estaba prácticamente deshabitada y Edeta aún no había nacido como ciudad) es Saguntum la que con más rotundidad se monumentaliza. En el siglo I d.C., tras su promoción a la categoría de municipio, se planifican y acometen una serie de edificios y reformas urbanas adaptadas a las condiciones topográficas previas, es decir, la renovación urbana no supuso el traslado del espacio habitado. La imagen de Saguntum en las primeras décadas del siglo I d.C. sería la de una ciudad desarrollada en la parte superior y en la vertiente norte del Cerro del Castillo. El Foro, el espacio público romano por excelencia que alberga los edificios de carácter civil y religioso, se construyó en el mismo lugar en el que se situaba el templo republicano que fue respetado y privilegiado para presidir toda la nueva configuración arquitectónica. El Teatro, con capacidad para unos 10.000 espectadores, se construyó aprovechando la pendiente de la colina, disposición que obliga a realizar un potente aterrazamiento para construir el cuerpo escénico, aunque facilita mucho la construcción del graderío de la cavea (permite que sea esculpido directamente en la roca). Su cavea presenta una conformación clásica dividida en tres sectores: inferior con seis gradas divididas en cuatro sectores mediante tres escaleras radiales de acceso a los asientos, intermedio con ocho gradas divididas en seis sectores y superior con nueve gradas hasta la pared del pórtico superior y catorce hasta el muro perimetral de cierre divididas en diez sectores (la orchestra cuenta además con dos gradas senatoriales). Del circo romano, edificio alargado con gradas perimetrales y una barrera central alrededor del la cual competían los carros, solo se conserva una de las puertas de entrada realizada a base de sillares de gran tamaño sin argamasa.
teatro romano teatro romano puerta de entrada al Circo
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades