Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
OCCILIS

Localización: en una privilegiada situación en la encrucijada de varias vías naturales que facilitan la comunicación por el valle del Jalón entre la cuenca de los ríos Ebro y Duero. El itinerario de la visita se desarrolla en el casco urbano de Medinaceli.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso señalizado – Aula Arqueológica – Posee cuadros explicativos.

Descripción: en el año 153 a.C. el cónsul romano Fulvio Nobilior, en su avance hacia el territorio celtíbero, instaló un campamento en el cerro que luego se transformaría en la ciudad de Occilis. Tras la conquista romana de la celtiberia esta ciudad experimentó un extraordinario auge, convirtiéndose en municipium, la categoría más alta entre las ciudades romanas. En este caso no resulta ajeno el hecho de hallarse en un punto principal de la red viaria trazada por los romanos en la Península Ibérica. Aparece mencionada en la vía que unía las dos ciudades principales del interior, Emerita Augusta y Caesaraugusta, y resultaba un punto clave de conexión hacia el oeste con las vías que conducían a Tiermes, Uxama y Clunia y hacia el norte con la que conducía a Numancia. Su decadencia se produjo en el Bajo Imperio.
Una de las grandes obras que se conservan de este asentamiento es el Arco Romano de triple arcada. Se trata de un monumento de carácter conmemorativo, de principios o mediados del siglo I d.C., que a la vez servía para marcar el límite entre el distrito administrativo Cluniense, al que pertenecía Occilis, y el Caesaraugustano. Sus dimensiones son monumentales ya que tenía que ser visto desde la vía que pasaba a los pies del cerro.
Desde el Aula Arqueológica, ubicada en la Plaza Mayor, se organiza la visita a un mosaico romano Bajo Imperial, siglos IV ó V d.C., que apareció en las excavaciones de un solar de la calle San Gil y que actualmente se encuentra en el Palacio Ducal. Bajo el suelo de la Plaza de San Pedro se conservan los restos de una vivienda romana con mosaicos de los siglos I y II d.C., destruida por un incendio y posteriormente abandonada.
arco honorífico mosaico
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades