Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
LUCUS  AUGUSTI

Localización: en el casco urbano de Lugo.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Accesos señalizados – Centro – Posee cuadros explicativos.

Descripción: se halla situada sobre una zona casi plana del espolón delimitado por los cursos confluentes de los ríos Miño y Rato. Dado que en su origen puede descartarse la existencia de un poblado prerromano, se puede afirmar que las razones que definieron el primer asentamiento romano parecen ser de orden militar y estratégico. La ciudad fue fundada entre los años 13 y 15 a.C. por Paulo Fabio Máximo, legado de Augusto, sobre la base del primitivo trazado del campamento. Su conversión en establecimiento urbano civil obedece a un amplio y bien pensado proyecto de urbanización llevado a cabo por Augusto en el marco de las decisiones político-administrativas adoptadas tras la conquista. Si bien apenas se conocen datos de los primeros tiempos de la ciudad se estima que, en el transcurso de la primera mitad del siglo I d.C., la ciudad sufriría un progreso manifiesto en las formas urbanas: un área foral de gran extensión, una trama viaria ortogonal, termas, un canal de evacuación de aguas pluviales, etc. Con la llegada de la dinastía Flavia, a finales del siglo I d.C., la ciudad alcanzó su máximo apogeo, a partir de la aplicación de un ambicioso programa de renovación y expansión que incluía importantes cambios en la estructura viaria y la organización de un sistema de abastecimiento y drenaje de aguas. Con la crisis del siglo III d.C. la ciudad experimentó importantes cambios en el orden urbanístico que afectó tanto las edificaciones públicas como las privadas. A este período corresponde la construcción de la gran muralla, de 2.200 m de perímetro y unos 6 m de anchura media, erigida probablemente en el último cuarto del siglo III d.C. La reforma de Diocleciano del año 305 d.C., que llevó a la creación de una nueva provincia, la Gallaecia, permitió que algunas ciudades como Lucus mantuviesen su importancia política y económica en un momento en que muchas urbes registran un importante declive urbano. El último episodio en el devenir histórico de la urbe romana se produjo en el transcurso de la quinta y sexta centuria. El punto de inflexión lo marcaría el período de inestabilidad que sigue a la ocupación de la Gallaecia por los vándalos en el año 411 d.C. y que alcanza su cénit con la conquista de la ciudad de Lucus por los Suevos el día de Pascua del año 460 d.C., según los relatos de Hydacio de Chaves.
muralla muralla
La construcción de la muralla introdujo nuevos cambios en la fisonomía de la ciudad derivados de la nueva traza impuesta por este bastión defensivo. Su planta, de forma curva, ligeramente rectangular, con esquinas redondeadas y torres a corta distancia unas de otras guarda relación con la necesidad de adaptarse a la topografía del lugar. De la fortificación se conservan cinco puertas primitivas, ochenta y cinco torreones, en origen con dos pisos altos sobre el adarve, y elementos complementarios como el foso y el camino de ronda interior.
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades