Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
LIBISOSA

Localización: el yacimiento ocupa el Cerro del Castillo de la localidad de Lezuza.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso señalizado – No posee cuadros explicativos – Colección Museográfica en Libisosa.

Descripción: esta ciudad debe su origen y posterior desarrollo a su emplazamiento, en una posición de alto valor estratégico desde el que se controlaban las rutas comerciales (ganado y metales) que comunicaban la Alta Andalucía con el Levante.
En virtud de las excavaciones arqueológicas sistemáticas llevadas a cabo en el yacimiento, se sabe que este oppidum oretano, mencionado por Ptolomeo, contaba con una extensión superior a la de la posterior ciudad romana. Si bien se conocen diversas huellas del período Ibérico Antiguo y Pleno (siglos V al III a.C.), la fase mejor conocida del poblado corresponde al Ibérico Final (siglos II y I a.C.). Hasta la fecha se ha podido excavar parte de una barriada situada en el sector norte, en la que se ha descubierto un conjunto de habitaciones cuya funcionalidad parece ser doméstica y comercial, huellas del trazado de dos calles paralelas dispuestas en sentido norte-sur que articularían un mínimo de tres manzanas y, al noroeste de este conjunto, un gran edificio de planta trapezoidal que debió pertenecer a un miembro de la jerarquía local. El excelente estado de conservación que presentan las estructuras y materiales correspondientes a la fase Ibérica Final se debe a su destrucción precipitada y sistemática por causas bélicas, presencia de armas y cadáveres, que guardaría relación con las Guerras Civiles de Roma (82 al 72 a.C.). Tras la destrucción violenta del oppidum, aún en el contexto de las Guerras Civiles, el ejército romano levantó apresuradamente un lienzo de muralla de tres metros de espesor e imponentes accesos rodeando una extensión aproximada de 8 Ha en la parte más alta del cerro. Se han excavado y puesto en valor tres de sus puertas, todas ellas defendidas por bastiones cuadrangulares: la Sur, Noroeste y Norte (ésta construida sobre un barrio ibérico). La fortificación se mantuvo activa hasta principios de la siguiente centuria, momento en que tuvo lugar la fundación de la Colonia Libisosa Foroaugustana que, según indica Plinio, gozaba de derecho itálico (si bien se hace referencia a la figura de Augusto las investigaciones arqueológicas han puesto de manifiesto que su período de máximo desarrollo monumental se produjo en tiempos de Tiberio, 14 al 37 d.C.).
muralla muralla
muralla acceso al Foro
Foro Foro
El centro neurálgico de la colonia lo constituía el Foro, situado en la zona de mejor control visual, y articulado en torno a una gran plaza de 150x100 pies romanos con indicios de un doble corredor porticado de nueve columnas cada uno. Del conjunto se ha puesto en valor el ingreso monumental, el edificio correspondiente a la Curia en el lado meridional, y el edificio correspondiente a la Basílica. De planta rectangular (41x15 metros) la Basílica se edificó sobre un alto podio con una gran cisterna adosada en su pared norte. Entre finales del siglo I y principios del siglo II d.C. el Foro fue sometido a una importante remodelación en la que destaca la construcción de un Ninfeo. A partir del siglo III d.C., la ciudad fue cayendo poco a poco en decadencia hasta su total abandono (en época islámica el poblamiento era anecdótico).
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades