Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
LANCIA

Localización: en unos terrenos altos entre los ríos Porma y Esla, en el sitio conocido como “El Pico del Castro”. Se accede desde la carretera de Puente Villarente a Villasabariego, o por la carretera N120, entre Villamoros y Mansilla de las Mulas.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso señalizado – Posee cuadros explicativos.

Descripción: la ciudad más importante de los astures según Dión Casio, un oppidum de unas 30ha de extensión, fue tomada por el general Publio Carisio en el 26-25 a.C. en el transcurso de la conquista del noroeste peninsular por las tropas de Octavio Augusto (según indican las fuentes clásicas el poblado no fue destruido sino que quedó incólume como testimonio de la victoria de los romanos). A lo largo del siglo I d.C. se incorporó al Imperio como ciudad peregrina que pagaba tributo al erario público y como mansio dentro de la red viaria romana alcanzando, a finales del siglo I o principios del siglo II d.C., la categoría de municipium. Esta nueva condición marcó el inicio de una etapa de prosperidad en la que se llevó a cabo una intensa actividad constructiva en lo que a edificios públicos respecta. Con la crisis del Imperio, entre los siglos III y IV d.C., la ciudad entró en una etapa de decadencia, reflejada en el deterioro de los edificios públicos (en el mercado se construyeron dependencias domésticas de poca calidad edilicia), que concluyó con su abandono definitivo a finales del siglo IV o principios del siglo V d.C.. Entre las construcciones que aún se conservan destacan las termas, un pequeño edificio datado a finales del siglo I d.C. que fue modificado y ampliado con el paso del tiempo, y el mercado, una zona comercial constituida por un edificio simple compuesto por seis tiendas construido a principios del siglo II a.C.
poblado poblado
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades