Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
ITÁLICA

Localización: el acceso al conjunto arqueológico se encuentra en el casco urbano de Santiponce (Avda. de Extremadura, 2).

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso señalizado – Centro de recepción de Visitantes – Posee cuadros explicativos.

Descripción: ocupa una colina cercana al río Guadalquivir, a medio camino entre Híspalis (Sevilla) e Ilipa (Alcalá del Río) y muy próxima a las rutas que conectaban esta zona con las explotaciones mineras localizadas al norte de las actuales provincias de Sevilla y Huelva. Sus orígenes se remontan al año 206 a.C. cuando el comandante romano Publio Cornelio Escipión, tras derrotar a los cartagineses en la batalla de Ilipa, estableció un destacamento de legionarios en las alturas de un cerro en el que ya existía un asentamiento turdetano. Si bien al principio ambas comunidades convivieron, pronto el elemento romano impuso sus modos sociales y políticos adquiriendo el estatuto municipal en la segunda mitad del siglo I a.C. y el de colonia a inicios del siglo II d.C., durante el mandato del emperador Adriano, que la equiparaba administrativamente a la metrópoli. De esta ciudad son oriundas las familias de los emperadores Trajano (nacido en Itálica en el 53 d.C.) y Adriano, y un importante número de senadores. El ocaso de la dinastía de los Antoninos, en la que tanto peso tendría el elemento hispano, marca el inicio la decadencia de la ciudad, que no hará sino acentuarse tras la siguiente dinastía, la de los Severos. De este modo, entre los siglos III o IV d.C., cuando buena parte de las instalaciones y algunos importantes edificios sufrían desperfectos irreparables, se produjo una reducción de la superficie útil del solar urbano. Si bien en época visigoda aún continuaba manteniendo una cierta importancia, con obispos que acudían a los concilios hispanos, tras la invasión islámica, fue definitivamente abandonada.
El anfiteatro se localiza extramuros, en una estrecha vaguada situada al norte y próximo a la línea de muralla que, tras la ampliación del siglo II d.C., cerraba por este extremo a la ciudad. Fue uno de los más notables del Imperio, tanto por sus dimensiones (los ejes del óvalo exterior miden 153 y 132 m respectivamente y los de la arena 70,6 y 47,3 m) como por su aforo (con una capacidad para unos 25.000 espectadores que superaba con creces la población de la colonia).
anfiteatro anfiteatro
Las calles observables actualmente, dispuestas generalmente sobre la red de cloacas que atraviesa la ciudad, dan cuenta del carácter monumental de la ampliación urbana promovida por los emperadores italicenses. Su trazado es ortogonal, delimitando manzanas rectangulares destinadas a la implantación de los diferentes edificios. La superficie dedicada al tránsito rodado, cubierta con grandes losas poligonales, se adapta a las pendientes de la ondulada orografía de la ciudad, mientras que sus aceras, siempre porticadas, suavizan los desniveles gracias al empleo de superficies escalonadas.
El "Edificio de la Exedra" se extiende por una superficie de 4.000 m2 y ocupa una manzana disminuida en su extremo nororiental por el trazado de la muralla y la topografía. El edificio, con establecimientos comerciales abiertos a la acera en las crujías exteriores, presenta una distribución espacial compleja. Desde el vestíbulo, orientado al oeste, se accede al área residencial con estancias que se distribuyen en torno a un patio porticado caracterizado por gruesos pilares. El sector que marca la personalidad de este edificio es el ala izquierda, dispuesta a una altura más baja que el resto de la construcción interpretado como palestra, un criptopórtico situado al norte que daba acceso a la exedra y el complejo termal.
Cardo Máximo Edificio de la Exedra
pavimento de opus sectile mosaico de pigmeos luchando contra grullas
El "Edificio del Mosaico de Neptuno" se encuadra en la categoría de semipúblico ya que, a pesar de no haber sido excavado en su totalidad, lo observado hasta el momento hace pensar en una construcción única de 6.000 m2 que ocupa toda una manzana. Lo poco que se ha documentado del edificio apenas dice nada de su distribución espacial, a excepción del sector occidental, dedicado a una zona termal de cuidada factura y elaborados mosaicos. Destacan el que da nombre al inmueble, que representa al dios Neptuno y su cortejo de criaturas marinas.
Mosaico de Neptuno Mosaico de Neptuno
Mosaico de Neptuno Mosaico de Neptuno
estancias del Edificio del Mosaico de Neptuno mosaico dionisíaco
Mosaico del Laberinto recinto termal
La "Casa de los Pájaros" es un edificio residencial de 1.700 m2, incluyendo los locales comerciales, que ocupa la mitad occidental de una manzana del Cardo Máximo. En la fachada principal, la entrada da paso a un gran vestíbulo desde el que se accede al patio porticado con columnas. En el subsuelo se localiza un aljibe de considerables proporciones en el que se almacenaba el agua de lluvia destinada a un uso doméstico (para el consumo se prefería el agua potable que llegaba desde las cisternas de la ciudad). Alrededor de peristilo una serie de salas y distribuidores facilitaban las tareas diarias del señor de la casa (destaca la pavimentada con el mosaico que da nombre al inmueble). Tras el patio porticado se encuentra el triclinium, revestido con placas de mármol gris y blanco en las paredes y mosaico en el suelo, y a ambos lados sendos patios menores que daban acceso a habitaciones privadas, esencialmente dormitorios (la función principal de estos patios es la articulación, iluminación y ventilación de las habitaciones). En cada una de las alas hay estancias abiertas al patio o a una antecámara. Es posible que las del patio septentrional, dotado de estanque con surtidor, fueran habitadas preferentemente en verano, y las meridionales en invierno. Son excepcionales los mosaicos conservados en las estancias meridionales como el de la personificación de la tierra fértil, que ha perdido el emblema, y el de medusa. También es interesante el que tapiza el interior de la fuente del patio norte decorado con animales marinos.
Casa de los Pájaros patio norte de la Casa de los Pájaros
Mosaico de los Pájaros Mosaico de los Pájaros
mosaico geométrico mosaico geométrico
La "Casa del Planetario" es un edificio residencial de casi 1.600 m2 de superficie, excluyendo los locales comerciales (mucho más numerosos que la Casa de los Pájaros), que ocupa la mitad occidental de una manzana situada entre el anfiteatro y el templo dedicado a Trajano. Recibe su nombre de uno de los mosaicos que contiene, el de los dioses identificados con los planetas y los días de la semana. En la fachada principal, la entrada da paso a un gran vestíbulo y un salón de recepción y tránsito abierto al peristilo, un amplio patio porticado con columnas y jardín central, en torno al que se distribuyen una serie de salas.
Mosaico del Planetario Mosaico del Planetario
Mosaico del Planetario Mosaico del Planetario
Mosaico de Baco y Ariadna Mosaico de Baco y Ariadna
Las Termas Mayores están situadas en el sector occidental de la ampliación urbana promovida por iniciativa imperial en el siglo II d.C. El complejo se compone de dos grandes espacios: uno definido por las instalaciones balnearias propiamente dichas y otro, anejo, que incluye un amplio espacio abierto y porticado identificado como palestra. Ocupan conjuntamente un área que supera los 32.000 m2.
Termas Mayores Termas Mayores
El Teatro se localiza al este de la ciudad, extramuros, y adosa su graderío a la ladera oriental del Cerro de San Antonio. Su construcción comenzó en tiempos de Augusto, hacia el cambio de era, y se prolongó durante una centuria. En este tiempo se construyó primero el graderío bajo y el escenario, luego el pórtico anejo y las gradas restantes, así como la terraza superior que conectaba con el área urbana inmediata. A principios del siglo II d.C. el emperador Adriano embelleció el edificio y sus alrededores, reformándose la galería norte para levantar un templo dedicado a la diosa Isis. A mediados del siglo IV d.C. comenzó su deterioro, el graderío fue desapareciendo y la plaza porticada se ocupó con talleres de artesanos y tiendas. En el siglo V d.C. se abandonó definitivamente y la zona fue reutilizada como necrópolis.
Teatro Teatro
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades