Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
ILICI

Localización: a unos 2 km al sur de Elche, desde la carretera CV855, se toma un acceso señalizado que conduce al yacimiento.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso señalizado – Centro de Recepción de Visitantes – Posee cuadros explicativos.

Descripción: a pesar de la importancia que debió tener la ciudad ibérica desde finales del siglo VI a.C. no se cuenta con un registro arquitectónico destacable de este período. En la segunda mitad del siglo I a.C., tras recibir el estatuto de colonia con el nombre de Colonia Iulia Ilici Augusta, se estableció un contingente itálico que reformó y amplió la ciudad para adecuarla a la su importancia administrativa. A partir de finales del siglo II d.C., y con la crisis del Imperio del siglo III d.C., se constatan una serie de cambios socioeconómicos que motivaron que la ciudad fuera cayendo poco a poco en decadencia (solo la llegada de la ideología cristiana, en el siglo IV d.C., propició la edificación de un nuevo edificio de planta basilical destinado al culto). Si bien a mediados del siglo VI d.C. se instalaron contingentes bizantinos en la ciudad, tras la reconquista visigoda, en el primer cuarto del siglo VII d.C., volvió a formar parte de sus territorios como sede episcopal.
termas termas
termas termas
domus domus
Los dos conjuntos termales excavados hasta la fecha están situados en los dos extremos de la meseta en la que se sitúa la ciudad: las termas occidentales podrían ser unas termas privadas, mientras que las orientales, con ricos pavimentos marmóreos, son claramente unas termas públicas. Las viviendas de la ciudad correspondientes al siglo I d.C. responden a los esquemas propios de los ambientes urbanos del mundo romano: grandes domus dotadas de elementos de representación como atrios y peristilos con estanques polilobulados, alrededor de los que se distribuyen estancias para la vida privada dotadas de mosaicos.
mosaico de la basílica paleocristiana mosaico de la basílica paleocristiana
Entre otros mosaicos de este yacimiento, el de mayor interés se inserta en un grupo que comienza a producirse a partir del siglo III d.C., momento que representa la consolidación definitiva de los talleres provinciales con la adopción de la técnica policroma y con la configuración de su propia personalidad. Se trata de un mosaico datado en el siglo IV d.C. que pavimenta la totalidad de la nave de la basílica paleocristiana, realizado con teselas de color negro azulado, blanco, rosa y amarillo. Se organiza en tres franjas longitudinales de diferente anchura y decoración ornadas con elementos geométricos muy comunes. Su principal característica, y segundo pilar junto con el ábside de la interpretación del edificio como religioso, es la presencia de tres inscripciones en griego (de ortografía un tanto relajada).
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades