Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
CONIMBRIGA

Localización: a unos 15 km al sudoeste de Coimbra. Desde la carretera IC3, en las proximidades de la localidad de Condeixa a Vella, se toma un acceso señalizado que conduce al yacimiento.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso señalizado – Centro de recepción de Visitantes y Museo – Posee cuadros explicativos.

Descripción: la antigua ciudad, conquistada en el 136 a.C. por Décimo Junio Bruto, fue remodelada al estilo romano en época de Augusto tras alcanzar la categoría de municipio romano. Su posterior desarrollo, ligado al hecho de ejercer funciones como centro administrativo, hizo que la ciudad alcanzara un período de máxima prosperidad y mayor intensidad en la actividad edilicia en el transcurso del siglo I d.C. Si bien a partir del siglo II d.C. dejan de construirse edificios monumentales de carácter público, aún se mantiene una floreciente actividad en lo que a arquitectura privada respecta (a este período corresponde el apogeo del arte del mosaico en la ciudad). La crisis del Imperio del siglo III d.C. marca el inicio de su decadencia e inestabilidad militar (se construye la muralla bajo imperial) y si bien, durante el siglo IV d.C. la ciudad mantiene aún una cierta actividad (se documenta la presencia de un obispo cristiano) fue cayendo poco a poco en decadencia hasta su total abandono.
acceso a la ciudad muralla
La red viaria se basa en una estructura triangular que se adapta a las condiciones topográficas del terreno y a los tres ejes en los que se estructuró el territorio: el eje principal del poblado, que ya existía cuando los romanos ocuparon la región, y los dos ejes de las calzadas romanas que se incorporaron a la ciudad (uno en dirección a Selio y otro en dirección a Eminio). A finales del siglo III d.C. los habitantes de la ciudad consideraron necesario del defender militarmente la ciudad con una muralla. Al no poder construirla sobre todo el perímetro de la muralla antigua (de época de Augusto), decidieron reducir el perímetro de la acrópolis, sacrificando muchas construcciones públicas (el anfiteatro y las termas) y privadas (la llamada "Casa dos Repuxos" por ejemplo).
Casa dos Repuxos Casa dos Repuxos
Casa dos Repuxos Casa dos Repuxos
Casa dos Repuxos Casa dos Repuxos
Casa dos Repuxos Casa dos Repuxos
Casa dos Repuxos Casa dos Repuxos
Casa dos Repuxos Casa dos Repuxos
La "Casa dos Repuxos" es una excepcional obra de arquitectura privada construida sobre un edificio anterior dedicado a la manufactura y al comercio. Su eje principal está compuesto por un gran vestíbulo de entrada, alineado con el peristilo central y con un triclinio de grandes dimensiones. En el lado sur, en torno a un segundo peristilo, se distribuyen las habitaciones que conforman la parte residencial de la casa. En sus mosaicos se representan mitos heroicos, el ciclo de Baco y escenas de caza.
Casa da Cruz Suástica Casa da Cruz Suástica
Casa da Cruz Suástica Casa dos Esqueletos
Uno de los barrios de la parte nueva de la ciudad fue dividido en dos viviendas nobles del tipo de peristilo central con estanque ajardinado, muy diferentes entre si y de menores dimensiones que otras de la ciudad. La "Casa da Cruz Suástica" parece ser el resultado de distintas remodelaciones, llevadas a cabo en distintas épocas, sobre un edificio preexistente. En su planta irregular el triclinio fue colocado sobre uno de los lados del peristilo (no axialmente como era regla general) y las habitaciones junto a la muralla. Sus mosaicos poseen un gran efecto cromático y utilizan en forma frecuente la cruz esvástica (símbolo solar que da nombre a la casa). La "Casa dos Esqueletos" es una residencia de dimensiones modestas si bien su planta responde a las normas clásicas con gran rigor: el triclinio, el peristilo con estanque y jardín central y la entrada siguen un único eje de simetría. Esta casa se vio muy afectada por las demoliciones causadas por la construcción de la muralla Bajo Imperial y la posterior instalación de una necrópolis tardorromana (los hallazgos asociados a esta necrópolis dieron nombre a la casa).
Casa atribuida a Cantaber Casa atribuida a Cantaber
termas acueducto
La "Casa atribuida a Cantaber", construida sobre un edificio anterior en el último cuarto del siglo I d.C., es una residencia de dimensiones verdaderamente impresionantes (se conocen pocas casas urbanas de época imperial construidas a esta escala). El hecho de que esta casa, el palacio más importante de la ciudad, se haya atribuido a este personaje responde a un escrito de Idácio, obispo de Chaves en esa época, en el que relata el ataque de los suevos en el 465 y 468 d.C. y hace referencia al "muy noble Cantaber" que murió en el trascurso de las acciones y a los miembros de su familia que fueron vendidos como esclavos. Su eje principal sigue la alineación del vestíbulo de entrada con el peristilo central y el triclinio. Al este, en torno a un peristilo privado, se distribuyen dos conjuntos habitacionales que conforman la parte residencial de la casa; al sur un conjunto de salas destinadas a la permanencia diurna y al oeste, en una zona recientemente excavada, unas letrinas y una zona de servicios. En lo que anteriormente fuera un imponente jardín se sitúan las termas privadas. La muralla Bajo Imperial respetó esta casa, dejando un espacio libre sin circulación que fue aprovechado en el siglo IV d.C. para adicionar otro peristilo de pequeñas dimensiones y dos salas de recepción.
Al noreste del poblado se conserva una parte del trazado del acueducto (un arco reconstruido en el siglo X), que traía agua a la ciudad desde un manantial situado en Alcabideque (se conserva un gran estanque de planta semicircular y una torre en la que se sitúa el decante). El resto del trazado, buena parte subterráneo, puede seguirse fuera del perímetro de las ruinas.
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades