Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
CARMO

Localización: ocupa una meseta que, por su excepcional situación, reúne unas condiciones inmejorables para la ocupación: una defensa y control militar garantizados, un gran potencial de producción agropecuaria y un claro dominio de las comunicaciones entre las zonas costeras y las fértiles tierras del Valle del Guadalquivir. El acceso al conjunto arqueológico se encuentra en el casco urbano de Carmona (Avda. de Jorge Bonsor, 9).

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso señalizado – Centro de recepción de Visitantes – Posee cuadros explicativos.

Descripción: se trata de un importante enclave cartaginés que, tras la conquista romana, la pacificación de la Península y el final de las luchas civiles, experimentó un importante desarrollo económico, reforzado por el hecho de hallarse en un punto principal de la red viaria romana de la Península Ibérica, la Vía Augusta, que en este tramo unía a Corduba, la capital de la Betica, con Hispalis (la actual Sevilla). Este desarrollo posibilitó el crecimiento de la ciudad a lo largo de los siglos I y II d.C., especialmente con los Flavios y los emperadores hispanos Trajano y Adriano, y su transformación adaptándose a los modelos urbanísticos clásicos de Roma. En el cruce de las dos calles principales: el decumano máximo, orientado de este a oeste y el cardo máximo, orientado de norte a sur se situó el foro, espacio público monumental en el que se desarrollaban las actividades administrativas, políticas y religiosas de la ciudad y a su alrededor los edificios públicos. Las excavaciones arqueológicas han puesto de manifiesto la existencia de una ciudad próspera hasta la crisis generalizada del siglo III d.C., a partir de la cual comienza su paulatina decadencia, situación que prosiguió hasta la invasión islámica.
El conjunto arqueológico comprende una serie de enterramientos prerromanos en túmulo correspondientes al período tartésico, un extenso y monumental sector de una de las necrópolis romanas de la ciudad y el anfiteatro. La necrópolis, incluye una serie de tumbas de inhumación que se conservan al sur del anfiteatro, enterramientos individuales en los que se recogían y colocaban los restos óseos en la misma fosa en la que se llevaba a cabo la incineración, y una serie de cámaras y mausoleos colectivos, de carácter familiar, excavados en la roca. Las cámaras subterráneas, generalmente cuadrangulares, disponen de nichos en los que se colocaban las urnas funerarias y bancos que recorren la parte inferior de las paredes.
mausoleo mausoleo
En algunos casos se advierte que las grandes tumbas, de complejos trazados, se adecuan a los espacios dejados por antiguos frentes de extracción de piedra caliza, como sucede con la “Tumba de Servilia”, que destaca por su espectacularidad, por la calidad de la decoración pictórica y porque es la única en la que se emplea el mármol, tanto en su decoración como en la estatuaria funeraria (como la misma estatua de Servilia, fruto de un taller escultórico local). Se trata de un edificio de influencia helenística que reproduce una lujosa mansión, con un patio central enorme, un criptopórtico lateral que conduce a un amplio vestíbulo (de planta trapezoidal y bóveda apuntada) que, a su vez, permite el acceso a la cámara funeraria.
Tumba de Servilia Tumba de Servilia
Tumba de Servilia Tumba de Servilia escultura de Servilia
Excepcional es también la “Tumba del Elefante”, que recibe este nombre al haberse hallado en su interior una figura tallada en piedra que representa a este animal. Se trata de uno de los monumentos más sorprendentes de la necrópolis, tanto desde el punto de vista de su organización espacial, que se aparta radicalmente del esquema habitual por su complejo desarrollo constructivo, como desde la significación funeraria y religiosa del edificio, al haber sido considerado como santuario dedicado al culto de los dioses orientales Cibeles (diosa madre, encarnación divina de la naturaleza, señora de la vida y de la muerte representada mediante la forma anicónica de un betilo) y Attis (dios que moría y resucitaba cada año). Presenta un patio rectangular techado en los laterales, con un pasillo central al aire libre que conduce a la cámara sepulcral.
Tumba del Elefante Tumba del Elefante escultura de elefante
El anfiteatro, parcialmente tallado en la roca y suplementado con trabajos de cantería mediante la coronación de sillares, se sitúa en las afueras de la ciudad, próximo a la vía Augusta, e inmerso en el entorno de la necrópolis.
anfiteatro puente del Corbones
Ubicado en la “Casa del Marqués de las Torres”, el museo de la ciudad alberga mosaicos romanos y una nutrida colección de objetos correspondientes a distintos períodos históricos (desde el Paleolítico a la Edad Contemporánea).
mosaico mosaico
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades