Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
CAESARAUGUSTA

Localización: a en el casco urbano de Zaragoza. Las murallas de la ciudad se sitúan en la Avenida de César Augusto. El Museo del Foro se sitúa bajo la Plaza de la Seo. El Museo del Puerto Fluvial se sitúa bajo la Plaza de San Bruno. El Museo de las Termas Públicas se sitúa en la calle San Juan y San Pedro. El Museo del Teatro Romano en la calle San Jorge.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso señalizado – Puntos de Recepción de Visitantes.

Descripción: es la única ciudad imperial romana que gozó del privilegio de ostentar el nombre completo del emperador Caesar Augusto. Se ha propuesto como fecha de su fundación el año 14 a.C., quizá el 23 de diciembre coincidiendo con el quincuagésimo cumpleaños del emperador. En ella se asentaron los soldados licenciados que participaron en las guerras contra cántabros y astures: VI Victrix, IV Macedónica y X Gémina por lo que recibió el rango de colonia inmune de ciudadanos romanos. La ciudad alcanzó su período de máximo esplendor entre los siglos I y II d.C., período en el que se construyeron las principales obras públicas. A lo largo del siglo III d.C., a raíz de la crisis que afectó al Imperio, la ciudad consolidó una muralla de gran grosor reforzada con torres de planta semicircular que proporcionaba seguridad y constituía un poderoso factor disuasivo dado su carácter inexpugnable. Si bien las noticias literarias de los siglos IV y V d.C. sitúan a esta ciudad entre los centros más notables de la Península, van en contradicción con los registros arqueológicos que demuestran que en este período se produjo una pronunciada decadencia.
muralla muralla
Teatro: construido en el transcurso del siglo I d.C. dentro del tejido urbano de la ciudad, con capacidad para albergar unos 6.000 espectadores, este edificio sobresaldría del resto de las edificaciones en un paisaje sustancialmente llano. Con el paso del tiempo su actividad fue decayendo y, durante la segunda mitad del siglo III d.C., el edificio sufrió el expolio de sus materiales que se reaprovecharon para la construcción de la cercana muralla ante un periodo de inestabilidad política.
teatro romano teatro romano
El Foro: era el núcleo vital de la ciudad, centro de la vida religiosa, civil, económica, política y de administración municipal. De la etapa fundacional de la ciudad se conservan restos de un mercado, restos de tuberías de conducción de agua potable, una cloaca y algún muro de tiendas. De la etapa posterior, proyectada e iniciada a finales del siglo I a.C. (en época de Augusto) y culminada en las primeras décadas del siglo I d.C. (en época de Tiberio), se conservan restos de una gran cloaca, canales y las cimentaciones de un sector del pórtico.
En el límite del sector nordeste se situaba el puerto fluvial cuyas instalaciones se extendían por la orilla derecha del río Ebro, aprovechando el carácter tranquilo de las aguas en esta zona. Contaba con un gran edificio, probablemente destinado a funciones de comercio y almacenaje, que se abría hacia el río por una espectacular fachada de arquerías. A través de éstas se alcanzaba un vestíbulo y la escalinata que comunicaba los muelles del puerto con el foro. En algunos de los sillares de este sector se encontraron marcas de cantería realizadas por sus constructores: soldados de las legiones X Gémina y VI Victrix.
Foro sillar con marca de la Legión X Gémina Foro
cloaca cloaca
Termas Públicas: se localizaban en el centro del eje urbanístico conformado por los grandes edificios públicos romanos: el foro y el teatro (su dilatada actividad abarcó desde el siglo I a.C. hasta comienzos del siglo IV d.C.). De las diversas estancias con las que contaban estas instalaciones se conservan restos de unas letrinas, construidas a finales del siglo I a.C., y una gran piscina porticada al aire libre edificada sobre las anteriores a mediados del siglo I d.C. Esta natatio de planta rectangular presenta su lado corto rematado en ábside lobulado, tres escalones que rodearían todo su perímetro facilitando el acceso y un fondo cubierto de losas marmóreas rectangulares (algunas se conservan in situ). Del pórtico que rodeaba la piscina, cuya altura se estima estaría entre los 5 y 6 m, se conservan restos de tres basas de columna y varios de sus apoyos.
piscina de las Termas piscina de las Termas
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades