Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
BASTI

Localización: desde la autovía A-92N se toma la salida de Baza-Hospital Comarcal, que da acceso a un área de servicio. Antes de entrar se toma un camino asfaltado a derecha y, a unos 300 m, un desvío a izquierda que conduce al pie de Cerro Cepero.

Grado de Accesibilidad: Bueno – El acceso no está señalizado – No posee cuadros explicativos.

Descripción: en el siglo VII a.C. el asentamiento del Bronce Final del Cerro Cepero sufrió el impacto de una relación profunda con la costa del Levante Almeriense, especialmente con el puerto fenicio de Baria, transformándose en un oppidum ibérico de cierta importancia que, en el siglo VI a.C., centralizaba las relaciones entre los comerciantes fenicios de las costas almerienses y del sudeste peninsular con la rica zona de producción de cereales del Alto Guadalquivir. La invasión de los cartagineses y la Segunda Guerra Púnica no afectaron al poblado que, tras la victoria de Roma, continuaba centralizando el comercio. En época de César sufrió una importante remodelación urbanística, ampliándose y monumentalizándose (a este período corresponden el foro y el templo) alcanzando, a finales del siglo I dC., el status jurídico de municipium. A partir de ese momento, debido a la caída de la actividad comercial, la ciudad entró en una fase de decadencia en la que los espacios públicos se deterioran y abandonan.
El conjunto arqueológico, de unas 100 ha, incluye a la ciudad ibero-romana, tres necrópolis ibéricas, centros de transformación metalúrgica, una pequeña aldea visigoda, asentamientos rurales romanos, alquerías medievales y un interesante conjunto de canalizaciones islámicas. De la ciudad ibero-romana se conservan una parte de la muralla ibérica, con dos bastiones, parte del foro, la planta completa de una casa romana, un ninfeo, unas termas y un templo.
restos de construcciones de la zona central templo
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades