Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
AUGUSTA  EMERITA

Localización: en el casco urbano de Mérida.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso señalizado – Centros de recepción de Visitantes – Poseen cuadros explicativos.

Descripción: fue fundada en el año 25 a.C. por el emperador Octavio Augusto para albergar a los soldados licenciados del ejército romano que participaron en las Guerras Cántabras (Legio V Alaudae y Legio X Gemina). Capital de la provincia romana de Lusitania, durante siglos y hasta la caída del Imperio Romano de Occidente, esta ciudad fue un importantísimo centro jurídico, económico, militar, cultural y una de las poblaciones más florecientes del Imperio (Ausonio la colocó en noveno lugar entre las ciudades más destacadas). En épocas posteriores sufrió distintas incursiones de los pueblos bárbaros hasta el asentamiento definitivo de los visigodos, que la hicieron capital de su reino y por lo tanto de Hispania entre los siglos V y VI d.C. En el año 713 la ciudad fue conquistada y arrasada por las tropas del caudillo árabe Muza.
teatro romano teatro romano
Según se deduce de las inscripciones situadas sobre las puertas de acceso a la orchestra fue el cónsul Marco Agripa el promotor de la construcción del teatro, inaugurado entre los años 16-15 a.C., y reformado en reiteradas ocasiones a lo largo de los siglos que estuvo en uso (en el año 105 d.C. se levantó el actual frente de la escena, que se volvió a reformar entre los años 333 y 335 d.C. junto con la vía que rodea a la fachada). Debido en gran medida a la implantación oficial del cristianismo, que consideraba inmorales las representaciones teatrales, el edificio fue dejando de utilizarse hasta su total abandono. El graderío, con capacidad para albergar 6.000 espectadores, fue construido aprovechando la ladera del cerro de San Albín. Se divide en tres sectores, separados por unos pequeños muros, a los que se accedía desde la vía que rodea la fachada, a través de trece puertas. La orchestra, en la que se situaba el coro, pavimentada con losas de mármol, posee tres gradas de honor reservadas para las autoridades. En su frente, un pequeño muro con alternancia de tramos curvos y rectos la separa del escenario, que estaría cubierto originalmente con madera. Tanto artística como arquitectónicamente el frente de la escena es la zona más espectacular. Sobre un basamento de sillares recubierto de mármol reposan dos cuerpos de columnas de orden corintio en las que se combina el mármol azulado de sus fustes con el blanco de basas y capiteles. Sobre cada cuerpo de columnas se dispone un entablamento con arquitrabe, friso y cornisa ricamente decorados. Un gran muro revestido de mármol, con tres puertas que permitían la entrada de los actores, cierra la escena. Tras la escena una gran zona ajardinada rodeada de pórticos con columnas servía como área de esparcimiento (en uno de sus lados se encuentra una pequeña habitación dedicada al culto imperial).
anfiteatro anfiteatro
En el anfiteatro se celebraban juegos gladiatorios y luchas entre animales o entre hombres y animales que, junto con las competiciones del circo, eran las preferidas del público. Su construcción, planificada al mismo tiempo que la del teatro, concluyó pocos años después (fue inaugurado en el año 8 a.C.), completando el proyecto original de dotar a la ciudad, ya entonces capital de la Lusitania, de una zona pública dedicada a espectáculos acorde con su categoría política y administrativa. Su abandono, al igual que en el caso del teatro, estuvo ligado a la implantación oficial del cristianismo. El graderío se construyó en parte sobre la misma colina que el teatro, con dieciséis puertas abiertas a lo largo del perímetro que permitían el acceso. Los espectáculos se desarrollaban en la arena, de forma elíptica, que presenta un alto podio revestido en mármol que la separa del graderío.
circo circo
El circo, datado en los primeros años del siglo I d.C., es el mayor de los edificios para espectáculos públicos en lo que a extensión y capacidad de espectadores respecta (fue uno de los más importantes del Imperio). Construido a unos 400 m del resto de las edificaciones de espectáculos, fuera de la muralla de la ciudad, sigue el modelo común de este tipo de instalaciones. Su estructura, que mide unos 440 m de largo por 115 m de ancho, consta de dos lados mayores paralelos y dos menores, uno que se cierra en semicírculo y el otro que lo hace en línea curvada en los extremos. El graderío, con capacidad para 30.000 espectadores, se extiende sobre los dos lados mayores adoptando la clásica división en caveas. La arena, donde se efectuaban las competiciones, ocupa una extensión de 30.000m2. En su centro, y dividiéndola en dos partes, se dispone la plataforma en torno a la que se desarrollaban las carreras de carros tirados por dos caballos (bigas) o cuatro (cuadrigas). Es posible que con la implantación oficial del cristianismo comenzase su declive, aunque se han hallado inscripciones que hacen referencia a reformas realizadas entre los años 337-340 d.C., y una lápida sepulcral de un auriga llamado Sabiniano, del siglo VI d.C.
mosaico del Otoño en la Casa del Anfiteatro mosaico del Otoño en la Casa del Anfiteatro
mosaico del Otoño en la Casa del Anfiteatro mosaico de los Peces en la Casa del Anfiteatro
Según se deduce de los materiales cerámicos obtenidos en las excavaciones arqueológicas, la “Casa del Anfiteatro” fue construida en el transcurso del siglo I d.C., si bien su aspecto actual es el resultado de distintas transformaciones sufridas a lo largo de sus trescientos años de pervivencia. De entre los distintos mosaicos de sus pasillos y habitaciones destacan el de la “Habitación del Mosaico del Otoño”, en el que se representa a la vendimia (recolección y pisado de la uva) como tema principal y a “Venus y Cupido” en un lienzo secundario, y el de la “Habitación de los Peces”, con representaciones de fauna marina.
mausoleo en la Casa del Anfiteatro mausoleo en la Casa del Anfiteatro
En las proximidades de esta casa se ha podido documentar la existencia de un mausoleo de planta rectangular, orientado al este, datado en la segunda mitad del siglo III d.C. Presenta ocho enterramientos de inhumación en su interior y dos lechos fúnebres utilizados para el banquete funerario y una pileta circular flanqueando la entrada.
Templo de Diana foro Arco de Trajano
Augusta Emerita, por su rango de capital de la Lusitania, contaba con dos foros: uno reunía a los edificios públicos destinados a la administración provincial (situado en las inmediaciones de la actual Plaza de la Constitución), y otro municipal erigido en la confluencia de las dos vías principales de la ciudad. De los edificios que integraban el foro municipal se conservan el pórtico, erigido a mediados del siglo I d.C. rodeando una gran zona ajardinada (en realidad una restitución de sus volúmenes a partir de restos localizados en las excavaciones); el conocido como Templo de Diana, de finales del siglo I a.C. o principios del I d.C., dedicado al culto imperial y el Arco de Trajano (denominación de tradición popular), situado en el cardo máximo.
Casa del Mitreo Casa del Mitreo
mosaico Cosmológico en la Casa del Mitreo mosaico Cosmológico en la Casa del Mitreo
mosaico Cosmológico en la Casa del Mitreo mosaico de la Imagen de Eros en la Casa del Mitreo
La “Casa del Mitreo” debe su nombre a su proximidad respecto de los restos relacionados con el culto a Mitra aparecidos en el solar ocupado por la plaza de toros. La casa, situada extramuros de la ciudad, se construyó a finales del siglo I d.C. o comienzos del siglo II d.C. (si bien algunas de sus estructuras y decoraciones son de fechas posteriores). Como en todas las viviendas de este tipo, destacan en ella dos elementos: la decoración de sus estructuras (pinturas y mosaicos) que permitían reflejar la riqueza del propietario, y el predominio de los espacios abiertos sobre los cerrados (las dependencias se distribuyen en torno a tres patios que articulan la vida de la casa). De entre los distintos mosaicos destacan el “Cosmológico” de la sala de recepción, en el que se personifica la concepción del mundo y las fuerzas de la naturaleza que lo gobiernan y el de la “Imagen de Eros” ubicado en una habitación interpretada como dormitorio. Del conjunto también destacan las habitaciones subterráneas, a las que se accede a través de unas escaleras con pinturas murales que imitan al mármol, posiblemente dormitorios de verano.
Tumba de los Voconios pintura mural de la Tumba de los Voconios
En el área funeraria de “Los Columbarios”, se conservan distintas construcciones y restos arqueológicos asociados al mundo funerario romano que van desde pequeñas tumbas, sin apenas señalización exterior, a los columbarios, grandes monumentos que albergaban en su interior las urnas que contenían los restos incinerados de familias completas (la importancia particular de estas construcciones reside en el estado de conservación de sus estructuras y de sus pinturas murales). Gracias a los epígrafes conservados en las puertas se conocen el nombre, origen y condición social de dos familias, la de los Voconios y la de los Julios.
área arqueológica de la Morería área arqueológica de la Morería
La conocida como “Área Arqueológica de la Morería” ha aportado gran cantidad de datos referentes a la evolución urbanística e histórica de la ciudad debido a su situación junto al río Guadiana y a su proximidad respecto del puente romano. En su solar se conservan más de doscientos metros de la muralla construida al fundarse la ciudad, parte del entramado callejero y trece viviendas de planta cuadrangular de grandes dimensiones, de entre las que destaca la “Casa de los Mármoles”.
puente romano sobre el río Guadiana puente romano sobre el río Albarregas
Desde su fundación la ciudad se constituyó en el centro más importante de la red de comunicaciones del oeste de la Península Ibérica, tanto por su rango como capital de la Lusitania, como por la facilidad de paso asociada a la construcción del puente sobre el río Guadiana. Con 792 m de longitud, de este puente solo se pueden observar rasgos de la construcción original en los tramos correspondientes al inicio y al final de la obra (sufrió numerosas restauraciones a lo largo de su dilatada existencia debido a los daños sufridos por avenidas del río y en el transcurso de conflictos bélicos). Construido en la misma época, el puente sobre el río Albarregas, de 145 m de largo, marcaba la salida de la ciudad por el norte.
Embalse de Proserpina Acueducto de los Milagros
Para disponer de un adecuado suministro de agua que cubriera las necesidades de los pobladores y las industrias de la ciudad se utilizaron dos fórmulas: la construcción de embalses y la canalización de diversos manantiales. Destacan el “Embalse de Proserpina”, con un dique de 425 m de largo, que recoge el agua que aportan los arroyos de las Adelfas y las Pardillas más el agua de lluvia (de origen romano aunque con diversas remodelaciones sufridas a lo largo del tiempo) y el “Acueducto de los Milagros” que transportaba el agua desde el citado embalse a la ciudad.
termas Xenodochium
Entre otros restos visitables destacan los que corresponden a unas termas de agua fría, utilizadas también como pozo de nieve y almacén de productos perecederos, ubicadas en la calle Reyes Huertas y el Xenodochium, albergue de peregrinos y hospital para enfermos pobres de la ciudad, cuyo uso está fechado en la segunda mitad del siglo VI d.C. (etapa Visigoda).
Alcazaba Alcazaba
aljibe aljibe
Según indica una inscripción realizada en una placa de mármol, originalmente instalada sobre la puerta de acceso a la Alcazaba para conmemorar su construcción, se ha podido saber que fue mandada construir por Abd al-Rahman II en el año 828 d.C. y que las obras finalizaron en el mes de abril del año 835 d.C. (se trataría de la primera edificación de esta naturaleza levantada por los musulmanes en la Península). Los principales objetivos que al parecer motivaron su construcción fueron los de servir de protección a sus gobernantes y súbditos en el transcurso de las constantes sublevaciones emeritenses y controlar el paso que proporcionaba el puente sobre el río Guadiana. En su interior destaca el aljibe, de época musulmana, con una doble escalera que baja hasta el depósito de agua (abastecido por filtraciones del río) y las pilastras con decoración en relieve reaprovechadas para su construcción (provenientes de algún edificio visigodo de cierta importancia).
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades