Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
ANDELOS

Localización: desde Mendigorría se toma una carretera señalizada que conduce al yacimiento.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso señalizado – Centro de recepción de Visitantes – Posee cuadros explicativos.

Descripción: en el lugar hubo un asentamiento de la Edad del Hierro que, en el siglo II a.C., estableció los primeros contactos con el mundo romano. A partir del siglo I a.C. y como resultado de esta relación, el asentamiento se fue romanizando. Los siglos I y II d.C. fueron los de mayor esplendor, alcanzando la ciudad la condición de civitas en el 74 d.C. con el Edicto de Vespasiano. Si bien se sabe que seguía siendo próspera en el siglo III d.C., se dispone de pocos datos respecto de su historia en el transcurso del Bajo Imperio. La ciudad, que alcanzó una extensión máxima de 18 ha, ocupa una meseta protegida por un gran desnivel al noreste, que desciende suavemente en dos amplios escalones al oeste y forma una extensa vaguada al sur. Para configurar el urbanismo los romanos utilizaron la planta hipodámica, articulando la ciudad a partir de dos ejes principales (cardo y decumano), con calles en ángulo recto que delimitan una retícula de manzanas (insulae) que contienen varias viviendas. En la plataforma superior estaba situada la zona residencial, con calles bien pavimentadas, amplias casas, edificios públicos (termas) y tiendas, mientras que al suroeste se encontraba el barrio artesanal del que se han identificado almacenes y una lavandería.
domus domus
El descubrimiento más notable en relación con Andelos es su sistema de abastecimiento de aguas. Las excavaciones en la presa, a la que se accede a través de una pista correctamente señalizada que parte del yacimiento, han dejado al descubierto los restos de dos obras de contención realizadas en épocas sucesivas. La primera, datada en el siglo I d.C., es una construcción de sillarejo de 150 m de longitud, con trece contrafuertes interiores y una arqueta de salida de agua. Dada su deficiente impermeabilidad, a principios del siglo II d.C., se hizo necesaria su sustitución por una pantalla de opus cimenticiae de 102 m de longitud, reforzada con nueve contrafuertes al exterior.
presa presa
El depósito regulador, ubicado a escasos metros del acceso al Centro de Recepción de Visitantes, de 7.000 m3 de capacidad de almacenamiento, ocupa un amplio espacio excavado en el terreno: 85 por 37 m en sus ejes máximos. En la primera fase de su construcción el depósito era de dimensiones más reducidas, y presentaba paredes y suelos impermeabilizados con revestimiento de argamasa hidráulica. En una segunda fase se realizó una ampliación al tamaño actual, en la que además se reforzaron los muros con 37 contrafuertes interiores, con el fin de aguantar el empuje de la tierra a depósito vacío.
depósito regulador depósito regulador
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades