Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
ACINIPO

Localización: el yacimiento ocupa una gran mesa de caliza, de fuerte inclinación estructural, situada en la zona norte de la depresión rondeña. Su claro valor estratégico seguramente ha sido determinante a la hora de emplazar un núcleo poblacional de gran antigüedad y marcada permanencia. El acceso se realiza tomando un desvío señalizado a izquierda desde la carretera MA-449 que une la localidad de Ronda con la de Setenil de las Bodegas.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso señalizado – Punto de recepción de Visitantes – No posee cuadros explicativos.

Descripción: aunque la mayoría de los restos visibles son romanos, el enclave posee importantes restos de cabañas de planta circular correspondientes a los siglos VIII y VII a.C., un período de prosperidad social y económica impulsada por los contactos comerciales con los asentamientos coloniales de la costa.
cabañas circulares cabañas circulares
En el siglo VI a.C. se produjo una ruptura de la ocupación que coincide con la elección del emplazamiento de la Silla del Moro, situada a unos tres kilómetros, como lugar de asentamiento del oppidum principal del territorio. A partir de los siglos IV-III a.C. se produjo un desarrollo de la población residual del asentamiento transformándose en un oppidum de cierta entidad. Los factores que condicionaron la definitiva elección de este sitio como lugar de asentamiento fueron estratégicos: uno de los puntos más altos de la depresión en la que se enmarca y bien comunicado con otras zonas de la Bética (hecho que favorecía el contacto y las relaciones comerciales con el Valle del Guadalquivir y la costa gaditana). Con la romanización de la región la ciudad adquirió una relativa importancia a raíz de la disposición de tierras potencialmente fértiles que favorecieron una floreciente economía sustentada en las actividades agrícolas (hecho que aparece reflejado por la representación del trigo y la vid en sus monedas). Si bien no es mucho lo que se conoce respecto de su evolución, dado que las excavaciones en la trama urbana han sido muy limitadas, queda claro que su momento de máximo desarrollo se produjo entre los siglos I y II d.C. y que con la crisis del Imperio del siglo III d.C. son evidentes los signos del comienzo de un decaimiento que culminará con su desaparición total. La historia de la ciudad Bajo Imperial y Tardorromana se ha basado exclusivamente en los datos aportados por los hallazgos arqueológicos en superficie (epigráficos y numismáticos) y por las fuentes escritas (se sabe que el presbítero León, enviado de Acinipo, asistió al Concilio de Elvira a finales del siglo IV d.C.). Lo conocido hasta el momento de la ciudad romana, que continúa prácticamente oculta, permite atisbar un urbanismo constituido por edificaciones dispuestas en terrazas escalonadas que salvan la acusada pendiente natural de la meseta. En una posición dominante en relación con el núcleo urbano se sitúa el Teatro, construido en el siglo I d.C., que aprovecha para su emplazamiento el punto más elevado de la pendiente natural (muy próximo a los riscos que defienden el flanco oeste de la ciudad). Su graderío, excavado íntegramente en la ladera, suministró la piedra necesaria para la elevación del frente de escena de dos pisos: el superior con hornacinas para estatuas y el inferior con puertas de acceso.
Teatro Teatro
Recientes excavaciones han sacado a la luz un conjunto termal de carácter monumental, construido en el siglo I d.C., que alcanzaría los 500 m2. Este conjunto parece marcar una clara diferenciación entre tres grandes ámbitos: uno dedicado al baño propiamente dicho, otro relacionado con las tareas típicas de un edificio de esta naturaleza, y la palestra, un gran espacio diáfano y porticado al menos en sus lados oeste y norte de unos 145 m2 de superficie.
conjunto termal conjunto termal
La profunda ampliación de todas sus áreas funcionales en el siglo II d.C. produjo un considerable aumento de las necesidades de suministro de agua, hecho que motivó la construcción de dos depósitos adicionales para incrementar la capacidad de almacenamiento de la antigua cisterna. A raíz de esta nueva instalación el aporte de agua inicialmente cubierto con las captaciones dirigidas hacia el depósito original resultó insuficiente por lo que se construyeron infraestructuras de apoyo.
Otros trabajos arqueológicos llevados a cabo en la zona central de la meseta han sacado a la luz restos correspondientes a una villa urbana del siglo I d.C., de grandes dimensiones, formada por dos espacios claramente definidos y situados en dos niveles o planos diferentes. En el nivel inferior y hacia el norte, un pasillo que discurre a lo largo de este sector permite el acceso a tres estancias simétricas y de similares dimensiones, de planta rectangular. Si bien no ha sido posible concretar la funcionalidad de cada una de ellas, podría tratarse de habitaciones destinadas a cocina y almacenaje, según se desprende de los hallazgos localizados en cada una de ellas.
villa urbana villa urbana
En este mismo nivel, y hacia el sur, se desarrolla un espacio abierto en el que se abre un estanque, originariamente de planta rectangular, que fue amortizado en un momento posterior con la construcción de un lararium. Sobre esta planta debió existir un piso superior, cuyo pavimento fue descubierto en el transcurso de la excavación, en la posición original en la que debió caer sobre la planta baja. La comunicación de la primera terraza con la segunda se resuelve mediante un espacio de carácter público, a modo de calle, que dejó de funcionar como tal en un momento indeterminado adecuándose al nuevo uso industrial de este sector, y que habría que poner en relación con la reforma llevada a cabo en una segunda vivienda localizada en la segunda terraza. La transformación de este sector queda atestiguada además a partir de la construcción de una serie de infraestructuras de evacuación mediante un sistema de atarjeas, la pavimentación de la zona, el cierre hacia el norte y el cierre del primitivo acceso a la primera estancia desde este nivel, que fue sustituido por un nuevo acceso a través del pasillo.
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades