Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
MONASTERIO  DE  SUSO

Localización: tras atravesar el pueblo de San Millán de la Cogolla se alcanza un cruce en el que se indica la dirección a tomar. Una carretera serpenteante de unos 2 km conduce a un parking obligatorio situado a los pies del monasterio.

Grado de Accesibilidad: Bueno - Acceso señalizado - Posee Punto de Recepción de Visitantes y cuadros explicativos.

Descripción: tras escuchar la llamada de Dios Emiliano, nacido en el 473 en Berceo, decidió entregarse a la vida contemplativa y penitente en la cercana Sierra de la Demanda, lugar agreste y solitario en el que acondicionó dos cuevas como lugar de retiro. Dado que con el paso del tiempo comenzó a recibir gran cantidad de visitas pidiendo consejo o sanación, rehuyó del sitio perdiéndose en la serranía durante cuarenta años. Tras su retiro como eremita en la soledad total, por diversas causas se vio obligado a volver a Suso donde terminó sus días liderando una pequeña comunidad cenobítica dúplice (murió en el año 574 a los 101 años de edad). Tras la Reconquista de La Rioja en el 923 la figura de San Millán fue adquiriendo gran relevancia (fue patrono de navarros y castellanos frente a Santiago, patrono de los asturleoneses) y en el 984, sobre la modesta estructura del cenobio anterior, fue consagrada una nueva iglesia mozárabe. En este sitio, en el año 992, los monjes Velasco y Sisebuto escribieron el Códice Emilianense de los Concilios, auténtico compendio del saber mozárabe. En el transcurso de las razias de Almanzor del año 1001 la iglesia fue saqueada y destruida, siendo reconstruida por Sancho III el Mayor de Pamplona hacia el año 1030. En el año 1053, el rey García de Nájera decidió construir un nuevo monasterio al fondo del valle (Monasterio de Yuso), lugar al que fueron trasladadas las reliquias del santo en el 1067. Si bien durante bastante tiempo coexistieron ambos monasterios, Suso bajo Regla mozárabe y Yuso bajo Regla benedictina, en el transcurso del siglo XII la actividad de Suso comenzó a declinar. Conforme se llega al monasterio se observan, a la derecha y en plena roca, enterramientos estratificados en diferentes cuevas. La entrada al templo se realiza bajo un arco de herradura que apea en uno de sus lados sobre dos capiteles visigodos. El interior está conformado por naves mozárabes construidas sobre restos de estructuras visigodas. Los arcos correspondientes a la parte prerrománica son de herradura más o menos sobrepasados mientras que los correspondientes a la ampliación que llevó a cabo en el 1030 son de medio punto. El cenotafio de San Millán, así como la obra constructiva que lo rodea, son de época románica.
monasterio entrada en arco de herradura arco de herradura en el interior
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades