Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
EREMITORIOS  DE  JAÉN
Siglos  IX y X
- Cuevas de Giribaile
- Eremitorio de la Veguilla

CUEVAS DE GIRIBAILE

Localización: se accede desde la carretera A312 que une Linares con Arquillos. En el km 16, pasado el cruce de Guadalén, hay un cortijo a la izquierda y, justo enfrente, un carril a la derecha que tras tres kilómetros conduce a las ruinas de un cortijo arrimadas al escarpe del cerro amesetado.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso señalizado – Posee cuadros explicativos.

Descripción: se han documentado cuatro complejos rupestres en el farallón sur de la meseta de Giribaile, a los que hay añadir otras dos cavidades aisladas, Piedra Horadada y Piedra Hueca, situadas en la vertiente norte de esta misma meseta.
El complejo rupestre 1 ocupa la posición central. Se trata de un edificio excavado completamente en la roca, aprovechando una cavidad natural. La planta es de cinco naves, numeradas de izquierda a derecha siguiendo la orientación sur-norte, rematadas con un espacio continuo, a modo de cabecera, que comunica directamente tres de las estancias (las dos de los extremos y la central). Para la construcción de este edificio se utilizó un módulo cuadrangular en las naves 1, 2, 4 y 5 y tipo bóveda de cañón rebajada para las naves 3 y 6. Una característica fundamental de su planta es la total simetría, expresada también en los accesos (de tipo corredor, con escalones excavados en la roca y marcas de cerramiento) y en otros elementos de su arquitectura. Al exterior de este complejo se observan algunos elementos relacionados con el mismo como, por ejemplo, una pila adosada a la fachada, en el tramo de muro comprendido entre las puertas de acceso a las naves 1 y 2 y un banco corrido excavado en la roca.
El complejo rupestre 2 se localiza igualmente en una posición central dentro del conjunto, al este del complejo rupestre 1. Se trata de un edificio rectangular de una sola nave, orientada hacia el noreste, precedida por una entrada con escalones de bajada que presenta una puerta con arco de medio punto y un pasillo en el que se observan las huellas de los cierres. El esquema de la planta y las proporciones son muy parecidas a las utilizadas en el diseño de la nave central del complejo rupestre 1, lo que, sin duda, indica una relación no sólo estructural sino también, posiblemente, de carácter funcional.
Finalmente, hay que señalar que entre estos dos complejos rupestres existe una escalera tallada en la roca que da acceso a la parte superior del complejo rupestre 1 y, desde allí, a la meseta donde se localiza el oppidum.
complejo rupestre 1 complejo rupestre 1
complejo rupestre 1 complejo rupestre 1
El complejo rupestre 3 se localiza al oeste del complejo rupestre 1. Su estructura responde bien a la definición de una cavidad rupestre aérea, entendida como un espacio de grandes dimensiones, muy superior en tamaño a la mayoría de las cavidades restantes. Se trata de un complejo de planta irregular, cerrado y de difícil acceso, que se articula como un espacio continuo desde el que se puede acceder a tres estancias ubicadas a diferentes alturas. Un aspecto relevante a destacar es la intencionalidad de dificultar el acceso (muy importante para la interpretación de este espacio como lugar de refugio). El sistema estaba compuesto por una serie de escaleras excavadas en la roca, muy empinadas y estrechas (que sólo permiten el paso de una persona) y una trampilla de madera en la parte superior que, atrancada con palos, permitiría cerrar el hueco de la escalera si fuera necesario. El espacio es continuo, concebido como un largo pasillo, de una longitud aproximada de 15 m y con una anchura variable, siendo la máxima alcanzada de 2,5 m. La estancia 1, localizada en el extremo oeste, cierra por este lado el conjunto. Presenta una planta irregular, compuesta por un corredor de acceso, precedida por varios escalones, que se ensancha para dar lugar a un espacio de forma semicircular con una ventana pequeña que mira a la vega del río Guadalimar. Este hecho, junto a la presencia de un banco corrido de forma semicircular y una mesa central (ambos excavados en la roca), explica su interpretación como un oratorio. Las dos estancias restantes se localizan en un plano superior. Ambas presentan la misma planta de forma ovalada y dimensiones muy aproximadas, así como huellas interiores de cierre. La estancia 2 consta de una entrada en vertical y carece de una estructura permanente para el acceso, lo que hace pensar en que se utilizara algún tipo de escala móvil. Por el contrario, la estancia 3, ubicada en el extremo este del edificio, posee una escalera de acceso excavada en la roca. Otra característica diferencial entre ambos espacios es que el primero posee un gran ventanal que mira hacia la vega del Guadalimar y que proporciona una iluminación natural, mientras que la última sólo presenta dos pequeños vanos que no proporcionan mucha luz. La iluminación interna de este complejo rupestre se completaría con luz artificial.
complejo rupestre 3 complejo rupestre 3
complejo rupestre 3 complejo rupestre 3
El complejo rupestre 4 se localiza en el extremo este del farallón. A diferencia del complejo anterior, a este se podía acceder desde el nivel de base. Está compuesto por un conjunto de habitaciones excavadas en la roca, a modo de colmena, estructuradas en tres niveles, comunicadas entre sí interiormente y con ventanas que miran al valle. En la actualidad, el frente del complejo rupestre está abierto debido al desplome de la roca de soporte.
Ir arriba

EREMITORIO DE LA VEGUILLA

Localización: se sitúa a unos 500 m de la margen derecha del Arroyo del Valdio, en la zona de contacto entre la vega del río Guadalimar y la vertiente Oeste de La Loma de Úbeda. Se accede desde la localidad de Rus a través de una carretera local.

Grado de Accesibilidad: Regular – El acceso no está señalizado – No posee cuadros explicativos.

Descripción: la construcción, excavada en su totalidad en un estrato de rocas areniscas, tiene una planta de corredor con tres estancias laterales y una cabecera trilobulada. El acceso se efectúa a través de un vano adintelado. La nave, de bóveda muy rebajada, prácticamente plana en su mayor parte, y ligeramente apuntada en algún tramo, tiene una longitud de 18,50 m y una anchura desigual que oscila entre los 2,90 m de la entrada y los 2 m del interior. A lo largo de todo el lateral oeste presenta una serie de ocho poyetes tallados a 0,90 m por encima del nivel del suelo, y cuyo frente interno es prolongación de la bóveda. Tres de los situados más al interior tienen en el centro de su cara interna un pequeño hueco rectangular a modo de hornacina. En el lado opuesto de la nave se sitúan dos cámaras de planta cuadrangular que, aunque con distintas dimensiones, son muy similares en cuanto a su estructura formal. Dos metros antes del final de la galería el nivel del suelo se eleva 30 cm, desarrollándose otro espacio claramente diferenciado en planta, a modo de meseta. Desde ésta se accede a una tercera cámara, situada al final del lateral Oeste de la nave, formalmente muy parecida a las anteriores, pero de dimensiones mayores. Desde el final del corredor se accede a la cabecera de la cueva, constituida por un espacio de planta trilobulada en forma de cruz, cuyos brazos laterales tienen un ancho de 2,90 m y una longitud de 2 y 2,75 m respectivamente. El brazo de la cabecera, de 2,60 m de ancho por 3,15 de largo, tiene en la totalidad de su frente un poyete tallado en la roca con una altura de 0,75 m. El acceso desde la nave se realiza a través de un vano que presenta un murete tallado en la misma roca hasta media altura. La estructura formal de todo el recinto, que en planta se puede definir como prototipo de cruz latina, permite identificarlo como un espacio destinado a funciones litúrgicas, en el que claramente se aprecian dos ámbitos bien diferenciados: una nave principal destinada a los asistentes al culto, y una zona de presbiterio reservada a los oficiantes. En el caso del presbiterio concurren varias de las características tipológicas que lo identifican como tal: cabecera trilobulada a modo de ábside, elevación de todo el espacio respecto a la nave y separación de la misma mediante el murete a media altura, que hace las veces de iconostasio o barrera litúrgica que separa visual y simbólicamente los dos ámbitos, ocultando al sacerdote en el momento de la consagración. La cámara rectangular situada junto a la cabecera se identifica funcionalmente como el espacio destinado a la sacristía.
acceso cabecera poyetes laterales
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades