Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
NECRÓPOLIS  DEL  RÍO  GOR

Al norte de la provincia de Granada y a lo largo de un tramo de unos 20 km del río Gor, desde el Poblado Calcolítico de las Angosturas (junto al viaducto de la autovía A-92) a su desembocadura en el río Fardes, se han localizado 242 dólmenes repartidos en diez grupos o necrópolis que estarían vinculados a distintos poblados existentes a lo largo del curso del río. Los resultados de las distintas excavaciones arqueológicas que se han llevado a cabo han permitido fechar la utilización de las necrópolis entre el Neolítico Final y el Bronce Antiguo y Pleno o, lo que es lo mismo, a lo largo del III milenio a.C. Los 125 dólmenes que han llegado hasta nuestros días se encuentran en pequeños llanos situados dentro de la garganta dedicados tradicionalmente a labores de pastoreo (muchos de los dólmenes que existían en los llanos próximos al cañón han sido destruidos como consecuencia, principalmente, de la explotación agrícola).
- Grupo de Baños de Alicún - Grupo del Llano de Olivares
- Grupo de Las Majadillas - Grupo de las Hoyas del Conquín

GRUPO DE BAÑOS DE ALICÚN (dólmenes 1 a 12)

Localización: junto al Balneario de Alicún de las Torres parte un sendero que, siguiendo el recorrido de una acequia, conduce al conjunto dolménico de la Haza del Toril. El conjunto de la Loma de la Raja se encuentra junto a una pista que parte desde la carretera GR-6101 y que conduce a un depósito de agua situado al Sur del balneario.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Senderos de acceso señalizados – No poseen cuadros explicativos.

Descripción: dispersión de la extensa necrópolis megalítica, se trata del grupo más septentrional distribuido junto a la desembocadura del río Gor en el Fardes. Inicialmente compuesto por doce dólmenes, se conservan diez repartidos en tres subgrupos: Haza del Toril (dólmenes 3 al 6), Llano de la Ermita (dólmenes 7 al 10) y Loma de la Raja (dólmenes 11 y 12).
dolmen 4 dolmen 4
Dolmen número 4
dolmen 5 dolmen 5
Dolmen número 5
dolmen 6 dolmen 6
Dolmen número 6
dolmen 11 dolmen 11
Dolmen número 11
Ir arriba

GRUPO DE LAS MAJADILLAS (dólmenes 64 a 86)

Localización: se sitúa frente al pueblo de Gorafe, en una pequeña meseta bajo el borde del valle. De los veintitrés dólmenes encontrados se pueden visitar catorce a lo largo de un sendero señalizado. La denominada Ruta 2 del Parque Megalítico comienza en la carretera GR-6100, junto a un antiguo lavadero situado a la salida del pueblo. Tras cruzar el río el sendero asciende hasta la Majadilla de la Cuesta del Almial y luego, tras recorrer unos 400 m, a la Majadilla del Puntal del Cuervo.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Sendero de acceso señalizado – Posee cuadros explicativos.

Descripción: esta necrópolis dolménica, la más densa de todas las conocidas en el río Gor, incluye veintitrés sepulturas distribuidas en dos puntos. En la primera zona amesetada, conocida como Majadilla de la Cuesta del Almial, se encuentra el primer conjunto formado por tres dólmenes. Sobre un montículo situado junto al área de descanso se encuentra el dolmen 65, conocido por los pastores como "la Cobertera" pues servía como refugio en caso de mal tiempo. Se trata de un sepulcro de planta trapezoidal de 3,40 m de longitud x 1,90 m de anchura y una altura conservada de 1,55 m. Luis Siret localizó en su interior dos puntas de flecha, un microlito de sílex, un fragmento de un punzón de hueso y un punzón de cobre. García Sánchez y Spahni encontraron varios fragmentos de sílex y restos humanos correspondientes a un adulto y a un niño.
dolmen 65 dolmen 65
A unos cuarenta metros al norte del anterior, sobre una pequeña elevación, se encuentra el dolmen 66. Se trata de un sepulcro de planta pentagonal de 1,60 m de longitud x 1,65 m de anchura y una altura conservada de 1,25 m. En las excavaciones realizadas por Luis Siret se encontraron dos hachas pulimentadas, diez puntas de flecha y fragmentos de dos cuchillos de sílex, parte de un punzón de hueso, un ídolo falange, fragmentos de un vaso cerámico y varios restos humanos.
dolmen 66 dolmen 66
El dolmen 67 es especialmente interesante puesto que, a causa de la erosión propia de estas tierras arcillosas, se encuentra rehundido a una cota inferior de donde estuvo situado originalmente. Para llegar hasta él hay que desviarse a la izquierda del sendero principal unos 45 m y bajar unas escaleras que salvan un desnivel de varios metros. Conocido por Siret, las excavaciones realizadas por García Sánchez y Spahni proporcionaron fragmentos de dos vasijas y algunos restos humanos. En la campaña de 1998, durante la adecuación para su visita se recuperaron numerosos elementos de ajuar: un collar de cuentas de hueso, piedra, concha y metal, quince puntas de flecha de distinta tipología, un ídolo de hueso, un anillo y dos pulseras, así como numerosos restos humanos.
En la siguiente estación de esta ruta, situada a unos cuatrocientos metros al sudeste del anterior en la Majadilla del Puntal del Cuervo, se pueden visitar once sepulcros. El dolmen 69 es un sepulcro de planta trapezoidal de 4,40 m de longitud x 2,70 m de anchura y una altura conservada de 1,60 m. Siret localizó en su interior un fragmento de hacha de cobre, cerámica y restos humanos sin identificar. García Sánchez y Spahni hallaron fragmentos de cuatro vasijas y algunos huesos humanos.
dolmen 69 dolmen 69
El dolmen 68 es un sepulcro de planta pentagonal de 1,65 m de longitud x 1,20 m de anchura y una altura conservada de 1,30 m. Excavado por Luis Siret, se encontró en su interior un cuchillo de sílex, un alfiler, un fragmento de hueso correspondiente a un punzón y restos de dos vasijas. El dolmen 70 es un sepulcro pentagonal de corredor corto de 2,50 m de longitud x 1,80 m de anchura y una altura conservada de 1,30 m. En su interior Siret encontró veinte inhumaciones acompañadas de cuatro hachas pulimentadas, dieciséis puntas de flecha, once cuchillos de sílex, seis ídolos (uno de piedra, uno de caliza y cuatro falanges) y restos de cinco vasijas.
dolmen 68 dolmen 70
Dolmen número 68 - Dolmen número 70
El dolmen 71 se construyó en el Cobre Antiguo aunque se mantuvo en uso hasta el Cobre Final (algunos elementos de su ajuar son de tradición neolítica). Se trata de un dolmen de corredor corto y cámara heptagonal de 2,05 m de longitud x 1,50 m de anchura y una altura conservada de 1,40 m. Siret localizó veinticuatro puntas de flecha, un cuchillo, tres microlitos de sílex, cuarenta y tres ídolos falanges, un punzón de cobre, parte de un vaso cerámico y restos de veinte esqueletos humanos. El dolmen 72, situado junto al borde de la majadilla, se encuentra muy afectado por la erosión y con algunas losas caídas en el barranco próximo. En su interior Siret recuperó una punta de flecha, tres cuchillos, un anillo de cobre y parte de una vasija pero ningún resto humano. El dolmen 73 se encuentra a diez metros del sepulcro anterior. Se trata de un sepulcro de planta heptagonal de 1,90 m de longitud x 1,60 m de anchura y una altura conservada de 1,30 m. Siret encontró en su interior, junto a varios restos humanos sin identificar, tres puntas de flecha, parte de un cuchillo de sílex y una vasija.
dolmen 71 dolmen 73
Dolmen número 71 – Dolmen número 73
El dolmen 74 es un sepulcro de cámara hexagonal de 2,00 m de longitud x 1,40 m de anchura y una altura conservada de 1,80 m. En las excavaciones de Siret aparecieron algunos restos humanos y cuatro puntas de flecha. A unos metros está el dolmen 76, una sepultura poligonal de 1,60 m de longitud x 1,25 m de anchura y una altura conservada de 1,50 m. En su interior se encontraron los restos de tres individuos junto con dos puntas de flecha de sílex. El dolmen 77 es un sepulcro de cámara cuadrangular de 0,95 m de longitud x 1 m de anchura y una altura conservada de 1,10 m. Durante los trabajos de adecuación para la visita, al levantar una losa caliza caída de la cámara, se descubrió un grabado en la cara oculta: una figura antropomorfa que representa un personaje emplumado con un bastón o arco en su mano derecha (la erosión del agua sobre el relieve no permite identificar más signos). En base a otros paralelos etnográficos los arqueólogos aventuran que la tumba podría haber pertenecido a un personaje destacado del poblado, tal vez un individuo que detentó un poder espiritual. El dolmen 78 se encuentra sobre un pequeño montículo. Se trata de una sepultura de planta pentagonal y corredor corto, de 1,60 m de longitud x 1,50 m de anchura y una altura conservada de 1,10 m. Siret localizó en su interior fragmentos de dos hachas pulimentadas, cuatro puntas de flecha, dos cuchillos de sílex, restos de dos punzones de hueso, una concha, parte de una vasija y algunos restos humanos sin identificar. A este amplio conjunto de elementos de ajuar hay que añadir tres puntas de flecha de sílex, una placa de arenisca con incisiones, un fragmento de concha y algunos restos humanos más aparecidos durante las excavaciones de García Sánchez y Spahni. Para terminar, una pequeña senda conduce hasta el dolmen 79 situado al otro lado del barranco. Aunque es de poca entidad, pues sólo se conservan en pie tres losas de la cámara, la maravillosa vista que se disfruta sobre el valle hace que merezca la pena llegar hasta él.
Ir arriba

GRUPO DEL LLANO DE OLIVARES (dólmenes 101 a 123)

Localización: la denominada Ruta 3 constituye la puerta de entrada al Parque Megalítico viniendo desde la autovía A-92N. El itinerario parte hacia el norte desde el aparcamiento que sirve como zona de descanso y punto informativo del Parque y sus rutas. El recorrido transcurre junto al borde de la margen derecha del cañón en el que se encajona el río Gor. Se pueden visitar trece dólmenes y cuenta, en su parte inicial, con un espectacular mirador sobre el barranco del río desde el que se puede apreciar la particular geología de la zona.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Sendero de acceso señalizado – Posee cuadros explicativos.

Descripción: tras abandonar el aparcamiento, el primero de los dólmenes es el 118, un sepulcro de planta pentagonal de 1,65 m de longitud x 1,50 m de anchura y una altura conservada de 0,95 m. A continuación se sitúan los sepulcros 117, de planta pentagonal de 1,95 m de longitud x 1,50 m de anchura y una altura conservada de 1,00 m; y el 116, de planta rectangular de 1,80 m de longitud x 1,25 m de anchura y una altura conservada de 1,10 m. Siret localizó, en este último, dos puntas de flecha y un fragmento de cuchillo de sílex, dos pedúnculos, un punzón de cobre, parte de una vasija y restos humanos pertenecientes a diez individuos. La mayor concentración de sepulcros de esta ruta se encuentra en la zona del mirador, en el que localizan cinco dólmenes. El dolmen 113 es un sepulcro de planta pentagonal de 1,80 m de longitud x 1,70 m de anchura y una altura conservada de 0,90 m. García Sánchez y Spahni hallaron solo algunos fragmentos de huesos humanos sin ajuar asociado. El dolmen 112 es un sepulcro de planta rectangular de 1,60 m de longitud x 1,10 m de anchura y una altura conservada de 1,00 m. Siret localizó en su interior un hacha y una piedra pulimentada, once puntas de flecha y fragmentos de dos cuchillos de sílex. Al dolmen 111, de planta pentagonal y 2,20 m de longitud, le faltan dos ortostatos de la cámara. El dolmen 110 es un sepulcro de planta cuadrangular de 1,40 m de longitud x 1,60 m de anchura y una altura conservada de 1,10 m. Siret localizó en su interior una concha y restos humanos sin identificar. El dolmen 109 es un sepulcro de planta pentagonal de 1,60 m de longitud x 1,45 m de anchura y una altura conservada de 0,95 m. En la actuación llevada a cabo por García Sánchez y Spahni tan solo se hallaron algunos restos humanos. El último dolmen del conjunto es el 108, un sepulcro de planta pentagonal de 1,40 m de longitud x 1,15 m de anchura y una altura conservada de 0,95 m. Siret localizó en su interior dos colgantes y restos humanos entre los que identificó ocho individuos.
dolmen 108 dolmen 110
Dolmen número 108 - Dolmen número 110
dolmen 111 dolmen 116
Dolmen número 111– Dolmen número 116
A unos 1.800 metros al norte del dolmen 108 se sitúa el dolmen 106. Se trata de un sepulcro de planta cuadrangular de 1,50 m de longitud y una altura conservada de 0,60 m. A unos 900 metros al norte del anterior se sitúan los restos del dolmen 103. El último de los dólmenes de este recorrido es el 102, un sepulcro de planta rectangular de 2,00 m de longitud x 1,15 m de anchura y una altura conservada de 1,10 m. Siret localizó tres puntas de flecha y dos cuchillos de sílex y fragmentos de una vasija. Durante la campaña realizada por García Sánchez y Spahni se descubrieron nuevos elementos de ajuar: dos puntas de flecha de sílex de base cóncava, cinco fragmentos de charnelas de pedúnculo pertenecientes a un collar, restos de dos recipientes de cerámica y restos humanos entre los que se identificaron diez individuos adultos y tres niños.
Ir arriba

GRUPO DE LAS HOYAS DEL CONQUÍN (dólmenes 124 a143)

Localización: este grupo se encuentra en el centro del valle, a uno y otro lado del río, en el paraje del mismo nombre. En la margen izquierda se localiza el subgrupo de la Umbría del Conquín y en la derecha, en dos rellanos intermedios, los de las Hoyas del Conquín Alto y Bajo, integrados en la Ruta 4 del Parque Megalítico.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Sendero de acceso señalizado – Posee cuadros explicativos.

Descripción: aunque a lo largo del curso del río Gor existieron varios poblados durante la Edad del Cobre uno de los más importantes era el de las Hoyas del Conquín, construido en el borde de una terraza elevada cuarenta metros sobre la margen derecha del río, posición que le permitía defenderse fácilmente y tener una gran visibilidad sobre el territorio circundante. El poblado estaba rodeado de una muralla construida de piedra con adobe, como era habitual en esta época, y en su interior se apiñaban cabañas circulares con base de piedra y paredes y techumbre de barro y paja. Frente a esta aldea, sobre un promontorio al otro lado del río, se situaba un fortín vigía que controlaba las zonas no visibles. Alrededor del poblado, en pequeños rellanos bajo el borde del altiplano, se han encontrado dos necrópolis a uno y otro lado del río con un total de veinte dólmenes de los que actualmente son visitables diez.
El subgrupo de las Hoyas del Conquín Alto engloba los dólmenes 132, 133, 134 y 239. En el aparcamiento habilitado junto a la carretera provincial GR-6100, se puede ver a la izquierda una pequeña era y, al pie de ella, el dolmen 135. Se trata de un sepulcro de planta pentagonal de 1,50 m de longitud x 1,00 m de anchura y una altura conservada de 1,00 m. El hallazgo de mayor interés en este dolmen es un fragmento del pie de una copa argárica (indica la pervivencia de estas costumbres funerarias en épocas posteriores). También se localizaron restos humanos correspondientes a ocho individuos. Continuando por el camino que asciende a la majadilla de la ladera, en el punto topográfico más elevado se localiza el dolmen 134, el más espectacular de los existentes en las necrópolis vinculadas al poblado de las Hoyas del Conquín. Se trata de un gran sepulcro de planta trapezoidal de 3,85 m de longitud x 2,60 m de anchura y una altura conservada de 2,20 m. Su interés reside en el esfuerzo realizado para su construcción pues a las grandes dimensiones de los bloques empleados hay que sumar el hecho de estar excavado en un afloramiento de roca caliza. En 1868 fue estudiado por M. Góngora con el nombre de Dolmen de las Ascensías (de su interior este investigador recuperó un cráneo). Excavaciones posteriores aportaron algunos materiales más: un punzón de hueso, restos de un puñal de cobre y algunos fragmentos de vasos cerámicos.
dolmen 134 dolmen 134
En dirección norte el sendero continúa hacia el dolmen 133. Se trata de un sepulcro pentagonal, muy regular y simétrico en sus componentes, de 1,65 m de longitud x 1,65 m de anchura y una altura conservada de 0,90 m. En las excavaciones de Siret aparecieron algunos restos humanos y fragmentos de sílex y cerámica. En el transcurso de las investigaciones realizadas por García Sánchez y Spahni se descubrieron restos humanos correspondientes a un adulto y dos niños y varias cuentas de collar cilíndricas realizadas en hueso pertenecientes a alguno de ellos. Hacia el norte y apenas distante unos 20 metros se ubica el dolmen 132. Se trata de un sepulcro pentagonal, de 1,70 m de longitud x 1,40 m de anchura, cuya singularidad reside en presentar un corredor muy largo (1,85 x 0,50 m). En las excavaciones de García Sánchez y Spahni se documentaron restos humanos correspondientes a dos individuos adultos, así como una concha. Al final del sendero se localiza el dolmen 239. Se trata de un sepulcro de corredor pentagonal simple de 1,56 m de longitud x 1,62 m de anchura y una altura conservada de 1,42 m. En su interior apareció un cuenco semiesférico pequeño muy fragmentado, restos de un segundo y dos puntas de flecha (una con pedúnculo y aletas y otra romboidal).
dolmen 132 dolmen 133
Dolmen número 132 - Dolmen número 133
El subgrupo de las Hoyas del Conquín Bajo se sitúa en el lado opuesto de la carretera. Señalado por una balaustrada de madera, surge el sendero que recorre dos terrazas enlazadas desde el punto de vista del relieve: la superior forma parte de la ladera que conecta la llanura y el fondo del río y la inferior es propiamente de naturaleza fluvial, formada con materiales de arrastre y aluviones. El primer dolmen es el 137. Se trata de un sepulcro pentagonal ligeramente alargado de 1,60 m de longitud x 1,30 m de anchura y una altura conservada de 1,35 m. Siret descubrió en él tan solo algunos fragmentos de huesos humanos y de cerámica. A continuación se sitúa el dolmen 138. Se trata de un sepulcro pentagonal ligeramente alargado de 1,70 m de longitud x 1,35 m de anchura y una altura conservada de 1,35 m. Siret descubrió algunos restos humanos, fragmentos de un hacha pulimentada y de vasos cerámicos. También encontró una cuenta de concha empleada como colgante (dentalium). A unos 50 metros se localiza el dolmen 139. Parcialmente destruido por la fuerte erosión de la zona, se reconstruyó a su forma originaria. Se trata de un pequeño dolmen de planta pentagonal en cuyo interior se localizaron algunos fragmentos de huesos humanos. Una descripción casi idéntica se puede aplicar al dolmen 140. Al finalizar el sendero se alcanza la desembocadura del río, el punto más pintoresco ya que se trata de un espolón rocoso con impresionantes vistas sobre el río. En este lugar se ubica el dolmen 141 excavado en un promontorio constituido por un afloramiento de caliza. Se trata de un gran sepulcro de planta trapezoidal de 2,20 m de longitud x 1,50 m de anchura y una altura conservada de 1,60 m (su conservación no es muy buena debido a la erosión que ha afectado al corredor). En sus excavaciones Siret descubrió en su interior un hacha votiva pulimentada, diez puntas de flecha, ocho cuchillos y otros fragmentos de sílex, dos punzones de marfil, un cilindro de hueso con ornamentos esculpidos, el fragmento de un hacha de cobre, restos de cinco vasos cerámicos y algunos huesos de animales. Entre los restos humanos identificó a once individuos. Su posición en el valle indica cuales eran los terrenos adscritos a la zona sur del poblado de las Hoyas del Conquín.
dolmen 137 dolmen 138
Dolmen número 137 - Dolmen número 138
dolmen 139 dolmen 239
Dolmen número 139 – Dolmen número 239
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades