Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
DÓLMENES  DEL  POBLADO  DE  LOS  MILLARES

Localización: el acceso se realiza tomando la salida hacia Benahadux en la A92. Una vez llegado a éste se toma la A348 en dirección a Alhama de Almería, hasta el cruce donde se indica el acceso al Yacimiento Arqueológico de Los Millares.

Grado de Accesibilidad: Bueno - Centro de Interpretación - Senderos señalizados - Cuadros explicativos.

Descripción: compuesta por unas ochenta sepulturas colectivas de grandes dimensiones y diversas estructuras de carácter ceremonial, la necrópolis se extiende por la meseta del Llano de Los Millares junto al poblado, ocupando unas 13 hectáreas. Las tumbas muestran una distribución espacial en pequeños grupos, que posiblemente reflejen las relaciones familiares, sociales y simbólicas existentes en la comunidad. El elenco de tipos constructivos de la necrópolis está compuesto por:
  • Sepulturas de mampostería con corredor de acceso y cámara circular cubierta por falsa cúpula (tholos).
  • Sepulturas de mampostería con corredor de acceso y cámara circular cubierta con techumbre plana de materia orgánica.
  • Sepulturas con cámara excavada parcial o totalmente en la roca.
  • Tres sepulturas megalíticas ortostáticas con ajuares funerarios similares a los del pie de monte de la Sierra de Gádor.
  • Varias cistas, localizadas a cierta distancia del yacimiento, fechadas en el Bronce Final.
Pese a esta variada tipología, es evidente que la mayor parte de las sepulturas de Los Millares se caracterizan por constar de una cámara circular, cuyo diámetro oscila entre 3 y 6 metros, construidas con mampostería irregular de piedra caliza procedente de canteras cercanas situadas en el mismo llano. La cámara presenta un zócalo de revestimiento interior con lajas de pizarra verticales (a veces decoradas con pintura roja), que en ocasiones ofrecen nichos laterales. La cubierta se realizaba aproximando progresivamente las hiladas hacia el interior formando una falsa cúpula y en otras ocasiones con un cierre horizontal plano de madera apoyado en un pilar central. Un corredor de longitud y tramos variables, con cubierta plana, conduce a la cámara desde el exterior, ofreciendo también nichos en algunas tumbas. En el acceso exterior, en la entrada a la cámara y dividiendo cada uno de los tramos del corredor se encuentran lajas de pizarra perforadas en su centro que funcionaban como puertas. Un vestíbulo trapezoidal sin cubrir suele preceder a la entrada del corredor aunque en varias tumbas sobresale del túmulo formando un auténtico recinto en el que debieron realizarse actividades ceremoniales. Las sepulturas se cubrían con un túmulo cónico de tierra y piedras, que presenta diversos anillos de mampostería concéntricos para reforzar su estructura. Un círculo más externo de losas o mampostería delimita la periferia del túmulo adaptándose en el frente delantero al vestíbulo formando una entrada monumental. Otras construcciones externas a veces conectan diferentes tumbas formando áreas parcialmente cerradas. La tumba 17 es la única que ha sido reconstruida completamente. Asimismo es una de las dos sepulturas que, construidas al exterior del poblado, quedaron situadas intramuros al edificarse la muralla exterior.
tholos 17 tholos 17
El grupo norte de la necrópolis, integrado por siete sepulturas de corredor y cámara circular, se sitúa sobre una pequeña elevación del terreno en la zona inmediata al alcantarillado que cae sobre el valle del Andarax. Carácter peculiar en dos de estas tumbas es su orientación sudoeste, significativa por cuanto el resto de las sepulturas de la necrópolis se orientan al este o al sudeste. La explicación de este hecho puede residir en el sistema constructivo pues ambas tumbas fueron excavadas en la roca.
tholos 25 tholos L2
Tholos 25 (sector norte) y Tholos L2 (del camino)
Las tumbas de Los Millares son colectivas con un número de inhumados que en cada sepultura es muy variable, desde una veintena a más de un centenar, lo que implica la práctica de inhumaciones colectivas frente a las inhumaciones individuales de los sepulcros de época neolítica de esta región. En las tumbas sólo los últimos cadáveres introducidos han aparecido en su posición; los restantes (depositados con anterioridad) estaban desarticulados y arrinconados junto a las paredes de la cámara. Las inhumaciones se sitúan no solo en las cámaras y los nichos sino también, a medida que estos espacios quedaban totalmente ocupados, en los diferentes tramos del corredor.

En los ajuares funerarios de la necrópolis destacan materiales que reflejan el estatus de los individuos enterrados: objetos fabricados con materias primas exóticas (marfil o cáscara de huevo de avestruz), útiles de cobre, vasijas de cerámica con decoración simbólica o campaniforme y puntas de flecha y puñales de sílex. Dentro de las tumbas y en sus inmediaciones se han encontrado recipientes de cerámica común muy fragmentados, fundamentalmente fuentes y cazuelas, que pueden reflejar el consumo de alimentos en banquetes rituales (con ofrendas de comida a los difuntos) y la fragmentación posterior intencionada de los objetos utilizados.
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades