Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
DOLMEN  DE  CASAS  DE  DON  PEDRO

Localización: junto al camino de la Vega del Fresno en el paraje de Casas de Don Pedro (Belmez).

Grado de Accesibilidad: Bueno – El acceso no está señalizado – Posee cuadros explicativos.

Descripción: comenzado el Neolítico (4200 a.C.) un grupo agrícola y ganadero se estableció en las proximidades de del arroyo de Fresnedoso. A partir de ese momento, en el que la tierra adquiere un alto valor al garantizar su reproducción social y económica, y ante la posible competencia con grupos vecinos, este grupo legitimó el derecho a la explotación del territorio mediante la erección de un menhir (poco tiempo después erigieron un segundo menhir junto al anterior). Estos menhires, situados sobre excelentes zonas de labor y pastos actuaron como marcadores territoriales, simbolizando el derecho de posesión de la tierra y como espacio sagrado en el que se realizaban rituales. A finales del Neolítico (3200-2700 a.C.) empieza a intensificarse la agricultura y la ganadería, hecho que provocó un aumento demográfico que desembocó en una competencia entre los grupos por la posesión de las tierras más fértiles y en la construcción de poblados en los sitios más fáciles de defender como Sierra Palacios. Estos nuevos grupos dejan constancia de su derecho a la posesión mediante la integración de los menhires en un dolmen destinado a alojar los restos óseos de determinados miembros del grupo. Las excavaciones han puesto de manifiesto tres fases constructivas y otras tantas de cierre del sepulcro y alguna violación del mismo. A mediados del III milenio a.C. los grupos se establecen preferentemente en cerros elevados y de fácil defensa a lo largo de todo el Alto Valle del Guadiato (Sierra Palacios, La Calaveruela, Los Castillejos, etc.). La intensificación económica alcanzó a todos los niveles limitándose el acceso a determinados recursos, los de cobre por ejemplo, que simbolizaban el estatus del poseedor (tanto en la vida como en la muerte). El alto simbolismo de este dolmen hizo que los bienes que acompañaban a los muertos volvieran a ser deseados por los vivos. Esto motivó que el sepulcro fuera violado, cayéndose un bloque a causa de la labor de zapa efectuada para acceder al interior y eludir el anterior cierre. A continuación el corredor se volvió a reparar añadiéndosele dos lajas, una en el lateral norte y otra en el sur, recuperando así su simetría.
dolmen dolmen dolmen
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades