Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
LA  LEITOSA

Localización: la entrada al paraje puede realizarse desde Villafranca del Bierzo, tomando la carretera de Paradaseca. A unos 4 km de esta localidad se encuentra un desvío en dirección a Paradiña y Prado de Paradiña. Ascendiendo unos 4 km por dicha carretera se encuentra la carretera que une las localidades de Pobladura de Somoza y Prado de Paradiña. Continuando en dirección a Paradiña, a aproximadamente 1 km, se toma una pista a izquierda. Los miradores se encuentran a 1,6 y 3,9 km.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Accesos y senderos señalizados – Posee cuadros explicativos.

Descripción: la minería del oro existente en la zona correspondiente a la actual provincia de León no se limitó al paraje de Las Médulas. En su búsqueda sistematizada de los lugares susceptibles de explotar un mínimo de mineral de oro los romanos abarcaron todas las zonas que les resultaban económicamente rentables, ocupando un papel ciertamente interesante a este respecto el curso del río Sil y sus afluentes. Destacan las labores mineras reconocidas en el río Burbia, donde se localizan las minas de La Leitosa y Los Cáscaros, dos de las más extensas en superficie de época romana (sólo superadas por Las Médulas). La Leitosa es el único lugar, junto a Las Médulas, en el que se documenta el más complejo sistema de extracción del oro, la ruinae montium, que necesitaba grandes cantidades de agua (desde los miradores son visibles varios canales en la ladera oriental de la cresta de Peñas de Torga, cinco estanques de recepción del agua y tres bocaminas). También es posible reconocer en este territorio otras actividades mineras, como por ejemplo, las trincheras en el suelo que parecen responder a los trabajos previos de reconocimiento de la zona a explotar (unas zanjas que permitían conocer a los romanos los distintos niveles de aglomerados y por tanto a qué profundidad con respecto a la superficie se encontraban los niveles más fértiles en oro).
mina romana
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades