Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
ACUEDUCTO  DE  LOS  VEINTE  OJOS

Localización: se sitúa en la parte baja del Cauce del Barranco de Carcauz, en la vertiente sur de la Sierra de Gádor, en la línea divisoria entre los municipios de Vícar y Felix. Para acceder, desde la autovía A7 (en el trayecto que va de Almería a El Ejido), se debe tomar la salida 420 a derecha. En la rotonda tomar la primera salida, “Camino de las Cámaras”, y continuar por este hasta una bifurcación (en el trayecto se atraviesan dos rotondas). En este punto se gira a la derecha y luego nuevamente a izquierda, siguiendo por el Camino de las Cámaras. A partir de este punto se continúa recto y, tras atravesar los invernaderos y recorrer un tramo corto, se llega a una cortijada a izquierda. A partir de este punto el camino se hace pista, por la que se debe continuar hasta el barranco. El acueducto se encuentra a la derecha.

Grado de Accesibilidad: Regular – El acceso no está señalizado – No posee cuadros explicativos.

Descripción: se trata de un sistema de conducción de agua desarrollado para el abastecimiento de zonas rurales. Aunque generalmente los estudios sobre agricultura romana se centran en la producción de la triada mediterránea, trigo, olivo y vid, tres cultivos vinculados al secano, la realidad es que las fuentes llaman la atención sobre la importancia del agua en el mundo rural. Columela aconseja que las villae se construyan en las cercanías del agua corriente o de un pozo, y si esto no fuese posible, recomienda la construcción de una cisterna para almacenar el agua de lluvia. Pero el agua no sólo era necesaria para el abastecimiento humano y animal, sino también para el riego, pues como evidencian fuentes como el propio Columela o Plinio, se cultivaban también productos de regadío como frutas y hortalizas, entre las que citan coles, espárragos, ciruelas o lechugas. Esta pudo ser la función del acueducto de la Rambla de Carcauz, que tras salvar tres vaguadas mediante monumentales arcuationes llega a una villae situada en la zona de Casablanca, en el término municipal de Vícar, garantizando el adecuado riego de sus tierras gracias a un gran depósito de opus caementicium con capacidad para más de un millón y medio de litros. La zona almeriense sufrió una importante implantación agrícola en época romana, sobre todo, a partir de mediados del siglo I d.C.; de ahí la multiplicación de estas villae y, por tanto, también de sistemas rurales de aprovisionamiento de agua.
acueducto acueducto acueducto
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades