Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
TORREPAREDONES

Localización: desde la carretera A3125, que une la localidad de Baena con Cañete de las Torres, se toma un camino señalizado a la izquierda que conduce al yacimiento.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso señalizado – Centro de Recepción de Visitantes – Posee cuadros explicativos.

Descripción: situado en la parte alta de una meseta ondulada los testimonios materiales indican que una pequeña comunidad dedicada a la ganadería y la agricultura ocupaba este sitio en la Edad del Cobre (2.000 a.C.). A partir del siglo VI a.C. el asentamiento pasó a ser un oppidum ibérico (poblado fortificado en altura) de 10,5 ha de extensión rodeado de una potente muralla que, tras la romanización, se transformó en una pujante ciudad romana.
Puerta Oriental: situada en la parte oriental de la muralla, la construcción que actualmente puede contemplarse corresponde a una ampliación de la puerta original realizada en época romana (siglo I a.C.). De evidente carácter defensivo, probablemente relacionado con el conflicto bélico que enfrentó a Julio César con los hijos de Pompeyo, el tránsito de personas y mercancías se realizaba a través de un sistema de doble puerta en el que los vehículos de carga y animales circulaban sobre la parte baja y ancha de la calzada, y las personas por los acerados sobreelevados situados a cada lado de la misma.
puerta oriental puerta oriental
Santuario Ibérico (siglo III a.C. al II d.C.): si bien hay hallazgos relacionados con dos templos diferentes la reconstrucción actual corresponde al del último período. Localizado extramuros del asentamiento, en la parte meridional del mismo, se trata de un ejemplo notable de la fusión habida entre la religiosidad indígena y la romana que mantuvo buena parte de las tradiciones locales. Con clara intencionalidad astronómica su distribución sigue un eje norte-sur repartido en tres niveles a los que los fieles ascendían progresivamente a través de una rampa: primero a un vestíbulo, luego a un patio descubierto y por último a la cella, lugar en el que se situaba la piedra sagrada en la que habitaba la divinidad (una columna de 2,8 m de altura adosada a la pared norte de la misma). Los devotos acudían al santuario atraídos por los poderes curativos de Tanit (la diosa cartaginesa más importante), venerada por los iberos como diosa madre o de la fertilidad. Tras la romanización fue primero rebautizada con el nombre de Caelestis y luego identificada con Juno, muy popular entre las mujeres romanas bajo la advocación de Juno Lucina, patrona de las embarazadas y de los partos (gran parte de los exvotos hallados en el santuario corresponden a representaciones de mujeres embarazadas).
El pragmatismo religioso ibérico y romano tenía una de sus principales manifestaciones en la ofrenda de exvotos a la divinidad. En este santuario se han hallado unos 350 exvotos que comparten características comunes: figuras antropomorfas de pequeño tamaño (entre 10 y 20 cm), en su mayor parte figuras femeninas y partes del cuerpo, talladas en piedra caliza.
santuario santuario
santuario exvoto exvoto exvoto
Exvotos ibéricos de Torreparedones - siglos III al II a.C. - Museo Arqueológico de Córdoba
El Foro (plaza pública): de planta rectangular y 528 m2 de superficie, su construcción comenzó en época de Augusto aunque su aspecto actual corresponde a diversas reformas llevadas a cabo en etapas posteriores. Muchos romanos, especialmente durante el proceso de municipalización de las ciudades indígenas, aspiraban a conseguir o asegurar su permanencia en cargos públicos mediante el pago de importantes obras. Este es el caso de un personaje de Torreparedones que, siguiendo esta práctica, en época del emperador Tiberio pavimentó el Foro con losas de piedra. Una inscripción hallada en el Foro ha venido a desvelar su nombre: “Marco Junio Marcelo, hijo de Marco, de la tribu Galeria... de Augusto, pavimentó el foro con su dinero”.
Foro Foro
Foro Foro
El Mercado: abierto al decumano máximo y al cardo, con una superficie de unos 380 m2, las excavaciones han documentado hasta cuatro fases constructivas desde su inicio en el siglo I d.C. El mercado primigenio respondía al modelo de planta central en torno a un patio pavimentado con losas y un pórtico con una docena de tiendas. A lo largo del tiempo sufrió diversas reformas y al final de su actividad como tal (siglo III d.C.) redujo sus dimensiones y el número de tiendas, pavimentándose el nuevo patio con ladrillos en opus spicatum. Tras perder su función comercial acogió primero rediles para animales y luego un cementerio.
Mercado Mercado
El Castillo: se trata de una fortaleza cristiana construida en el siglo XIII en una posición estratégica en la frontera castellano-nazarí. Inicialmente perteneció al dominio del rey castellano Alfonso X quien lo entregó en el año 1269 a Fernán Alonso de Lastres, comendador de la Orden Militar de Santiago y alcaide del castillo de Baena. A finales del siglo XIII la inseguridad política y la situación económica de la región empeoraron de tal manera que el hijo de aquél, Gonzalo de Lastres, llamado “El Cautivo”, se vio obligado por su condición de prisionero a venderlo para pagar por su libertad. El nuevo propietario fue un personaje ilustre, Pay Arias, Alcalde de Córdoba y Señor de Espejo. Tras el despoblamiento de la región fue abandonado en el siglo XVI.
castillo castillo
Ir arriba     Volver a Cultura Ibérica     Volver a Romanización
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades