Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
HIPOGEO  DE  HORNOS

Localización: en el Cerrillo de la Compañía, una pequeña colina situada en el corazón del valle del río Toya, a unos 400 m de la Aldea de Hornos. Se accede desde la carretera que, desde Peal del Becerro, conduce a la Aldea de Hornos.

Grado de Accesibilidad: Recinto Vallado – El sendero de acceso no está señalizado – No posee cuadros explicativos.

Descripción: está compuesto por un túmulo levantado sobre un tambor central en cuya base se abre una cámara excavada en la roca. La primera actividad edilicia de los íberos en el lugar fue el trabajo de modelado del cerro creando una plataforma oval de 33 x 23 m. Sobre esta plataforma, centrado respecto al eje principal pero excéntrico respecto al ancho de la misma, se dejó en la piedra caliza del substrato geológico una estructura cilíndrica de 17 m de diámetro y 2,9 m de altura. En el lado oeste de esta construcción se practicó una prolongación en codo en dirección E–W, de 3,5 m de longitud y 6 m de ancho, que posibilitaba el acceso desde el exterior hasta la cámara de enterramiento. De forma rectangular y orientada en perfecta dirección E–W, la cámara tiene una longitud máxima de 3,2 m, un ancho máximo de 1,38 m y una altura de 0,8 m. Al fondo de la misma se construyó un banco de arcilla sobre el que se colocaron dos urnas: una con restos pertenecientes a un hombre adulto de unos 30 años y otra con restos pertenecientes a una mujer de unos 20 años. El estudio de caracterización del material óseo ha demostrado que, si bien tras la cremación de los cadáveres sobre la pira funeraria los restos fueron colocados en las urnas procurando que cada una de ellas contuviera los de un individuo, la separación no fue completa y algunos huesos se intercambiaron por error en el proceso de su recogida (hecho que certifica que el acto ritual fue único). En definitiva este sepulcro, en su absoluta soledad, es un buen ejemplo de las tendencias que dieron lugar entre el siglo VI a.C. y fines del siglo V a.C. a tumbas con enterramiento doble aisladas o con pocos o ningún enterramiento en su entorno.
hipogeo
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades