Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
CÁMARA  SEPULCRAL  DE  TOYA

Localización: en el Cerro de la Horca, a unos 4 km de Peal del Becerro, junto a la carretera comarcal que conduce a Toya.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso Señalizado – Centro de Recepción de Visitantes.

Descripción: construida en el siglo IV a.C., originalmente estaba semienterrada y cubierta por un impresionante túmulo de unos ocho metros de diámetro. Aunque no es posible valorar el paisaje funerario del Cerro de la Horca en su integridad, la existencia de varias cámaras sepulcrales y la confirmación de que éste túmulo marcaría el paisaje como un autentico hito permiten imaginar un paisaje tumular definido por las sepulturas más importantes que actuarían como centrales. La cámara propiamente dicha, de unos cinco metros de lado, presenta una planta cuadrangular con el interior dividido en tres naves longitudinales. La nave central posee la única puerta que da acceso a la construcción y sendos vanos de comunicación con las naves laterales, que están divididas en dos espacios cada una de ellas (el primero a modo de antecámara es el que comunica en ambos casos con la nave central). Las puertas son en general vanos rectangulares pero las dos que comunican las tres naves muestran una característica muy particular de la construcción ibera de estas tierras y es que los últimos sillares en vez de ascender hasta encontrarse con el adintelado en vertical, se curvan hasta dar la imagen de una falsa ojiva. Las cámaras presentan en los testeros de sus naves nichos rectangulares labrados en las piedras de los muros e incluso un cuarto más en la pared meridional de la nave sur. A ello se añade un poyo continuo bajo adosado a los pies de los muros y aleros de piedra que vuelan a la altura de la base de los nichos. Los sillares de la construcción, perfectamente labrados, se colocaron sin ayuda de grapas o mortero, es decir fueron montados en seco. La cubierta se caracteriza por una serie de grandes losas que se apoyan en los muros de las estancias longitudinales.
cámara sepulcral cámara sepulcral
cámara sepulcral cámara sepulcral cámara sepulcral
cámara sepulcral cámara sepulcral
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades