Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
CONTREBIA  LEUCADE

Localización: el yacimiento, que ocupa una superficie de 12 ha, se distribuye sobre dos cerros situados en la margen derecha del río Alhama, a unos 3 Km de la localidad de Aguilar del Río Alhama, junto a la carretera que conduce a Cervera.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Acceso señalizado – Posee cuadros explicativos - Museo y Centro de Interpretación.

Cronología: siglo VII a.C. al siglo X d.C. (con períodos de abandono).

Descripción: se situaba en un punto intermedio del valle del río Alhama, a una distancia aproximadamente equidistante de Graccurris (Alfaro), fundada por los romanos en su desembocadura como base de operaciones militares, y de Numancia, la capital arévaca que capitalizó la resistencia, situada próxima a la cabecera. Desde su posición controlaba una de las vías de comunicación más directas entre el valle del río Ebro y la Meseta, situación de especial importancia sobre todo en períodos de inestabilidad y guerra que exigían movimientos rápidos de tropas. Se cree que fue conquistada en el 181 a.C. y, tras recuperar su independencia, fue nuevamente conquistada en el 142 a.C. Más tarde volvió a protagonizar algunos episodios durante las Guerras Sertorianas (según cuenta Tito Livio cayó en manos de Sertorio en el 77 a.C.).
La combinación de elementos naturales, como los profundos cortados verticales sobre el río que ciñen la mitad occidental del perímetro, y de construcciones artificiales como fosos, murallas y torres, hicieron de Contrebia un bastión prácticamente inexpugnable. El lado sur es el que mejor refleja la estratégica posición y la valía militar de la ciudad, defendida por un complejo sistema defensivo que deja ver el alto nivel de desarrollo y organización de sus constructores. Sin duda, el elemento más sorprendente es el gran foso que, desde los acantilados meridionales, ciñe la mitad oriental de la ciudad. Su longitud ronda los 700 m, su anchura se sitúa entre los 7 y 9 m y su profundidad alcanza los 8 m, dimensiones que lo convierten en el de mayor entidad y espectacularidad de toda la Celtiberia. Ajustándose al foso se sitúa la muralla cuyo trazado se adecua a las pendientes del terreno. Inicialmente, la muralla no contaba con torres, pero poco después de su construcción se le añadieron grandes torreones rectangulares dispuestas a distancias regulares.
En el lado norte de la ciudad, carente de defensas naturales, se aprecia una superposición de murallas pertenecientes a dos períodos distintos: la construida en época celtibérica y la correspondiente a la etapa imperial romana. La muralla romana está formada por un potente muro revestido de sillería, en cuyo frente se intercalan seis torres de planta semicircular, dos de los cuales flanquean y defienden la puerta de acceso al poblado que contaba con un único vano cubierto. Tras la puerta se accede a un corredor provisto de apoyos que sostenían una estructura de madera que permitía atacar desde todos los flancos a los posibles asaltantes. Superada la entrada se accede directamente a la vaguada central que separa los dos cerros sobre los que se asienta la ciudad y que puede considerarse como el principal eje viario de la misma.
muralla norte foso y muralla sur
Al interior de la muralla norte las viviendas ocupan todo el espacio disponible. Alineadas según las curvas de nivel, a partir de la construcción de terrazas escalonadas, aprovechan al máximo la superficie de las laderas de acusada pendiente. De planta rectangular, y parcialmente excavadas en la roca, presentan un vestíbulo de reducidas dimensiones a la entrada en el que se guardarían materiales de uso cotidiano y de consumo inmediato, con uno o dos depósitos excavados en la roca destinados a contener sustancias líquidas. Tras el vestíbulo se encuentra la habitación principal en la que se desarrollarían la mayor parte de las actividades domésticas (se observan marcas talladas en las paredes que indican que muchas viviendas contaban con varias plantas). Muchas casas cuentan con una tercera habitación, totalmente excavada en la roca y con el techo dispuesto a doble vertiente, que cumpliría las funciones de almacén. Delante de las alineaciones de viviendas se sitúan las calles talladas en la roca natural (en las que aún se distinguen las huellas de rodadura de los carros), o sobre terrazas sostenidas por muros; con varios canales de evacuación de agua situados perpendicularmente a las alineaciones de casas y calles.
vivienda sector norte vivienda sector norte
vivienda sector norte vivienda sector norte
vivienda sector norte vivienda sector norte
Tres grupos de casas son visibles en el sector sur. El primero se sitúa perpendicular a la muralla que cierra la parte superior de la vaguada y consta de un gran número de viviendas de las que sólo se han excavado las más próximas al muro. Aunque las casas son de mayores dimensiones respecto de las situadas en la ladera norte, presentan las mismas características formales y la misma compartimentación interior en vestíbulo, habitación principal y almacén. El Segundo grupo se sitúa a un nivel superior y también consta de un número indeterminado de casas. Al tercer grupo pertenecen dos grandes habitaciones completamente talladas en la roca con el techo a doble vertiente.
vivienda sector sur vivienda sector sur
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades