Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
FORTINES  DE  LOS  MILLARES

Localización: se accede desde el Centro de Interpretación y Recepción de Visitantes de Los Millares.

Grado de Accesibilidad: Bueno – Los senderos de acceso están señalizados – Poseen cuadros explicativos.

Descripción: seis de los trece fortines que completan el sistema defensivo de Los Millares han sido total o parcialmente excavados. Pueden clasificarse en tres grupos de acuerdo con su complejidad estructural: torres circulares de planta simple con una pequeña barbacana que defiende la puerta de entrada (fortines 3 y 6), recintos de tamaño pequeño o medio reforzados con bastiones (fortines 4,5 y 7) y fortificaciones más complejas de doble recinto con bastiones y profundos fosos (fortín número 1).
poblado poblado
Los Millares desde el Fortín I
Los Millares desde el Fortín V
Fortín I: es el más amplio y complejo. Está emplazado sobre una pequeña elevación que dista un kilómetro en línea recta de la puerta principal del poblado a unos 110 m sobre la Rambla de Huéchar. A grandes rasgos el fortín está compuesto por dos fosos externos y dos murallas reforzadas con bastiones y pequeñas barbacanas (ambos construidos en diferentes momentos).
fortín I fortín I
fortín I fortín I
fortín I fortín I
La estructura más antigua se corresponde con la fortificación interior. Se trata de un recinto poligonal, flanqueado por cinco bastiones con planta de herradura dispuestos simétricamente a espacios regulares, con una pequeña torre de planta ovoide situada al este que defiende la puerta de acceso. Todos los bastiones, con paredes perforadas por estrechas saeteras, se abren al recinto mediante puertas de las que a veces se conservan los hoyos de los postes que se utilizaron como jambas. En cuanto al sistema de construcción de los diferentes bastiones hay que señalar que son idénticos a otros investigados en el poblado. Se trata de estructuras que conservan un zócalo de piedra de un metro de altura y cuyo alzado superior debió construirse en barro. Las techumbres debieron ser planas y sustentadas por postes situados en el interior. El recinto fortificado externo se construyó en un momento posterior. De planta circular cierra un espacio interior de 30 m de diámetro. Consta de una muralla reforzada por bastiones y un profundo foso antepuesto. Un segundo foso, sin cronología segura por el momento, y una trinchera que corta el acceso al fortín desde el este, completan las defensas del conjunto, junto con una pequeña torre externa que cubre un ángulo muerto al sureste sobre la Rambla del Huéchar. Durante esta segunda fase el espacio interior del recinto se modifica sustancialmente. Es en este momento cuando la muralla construida en la fase anterior pierde en parte su funcionalidad defensiva y algunos de sus bastiones son usados como zonas de residencia, con suelos que ofrecen estructuras de tipo doméstico. En los últimos momentos de ocupación se construyó en el centro del fortín una estructura rectangular con las esquinas redondeadas, cuya funcionalidad es hoy desconocida al no ofrecer sus depósitos ningún tipo de material arqueológico
fortín V fortín V
Fortín V: se ubica frente al extremo meridional de la muralla exterior del poblado. Forma parte de la segunda línea de fortines que, situados en zonas estratégicas, jalonan la ribera derecha de la Rambla de Huéchar. Ofrece unas dimensiones medias en comparación con los restantes y está construido sobre un acantilado próximo a la desembocadura de la Rambla de Huéchar. De planta sub circular, este fortín está integrado por un lienzo de muralla al que se adosan dos bastiones y dos puertas de acceso situadas en sus extremos norte y sur. Ambas entradas presentan reestructuraciones que implican un considerable estrechamiento del vano original, al tiempo que incorporan pequeñas barbacanas que defienden el acceso. En el interior del recinto también se han documentado diversas reestructuraciones, así como hogares y recintos de molienda. Como sucede en otros fortines, este recinto se vio afectado por un potente incendio que motivó su abandono.
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades