Sitio web arqueomas.comarqueomas.comIr a InicioIr a DirectorioIr a BibliografíaIr a ContactaIr a RSS - Novedades
Península Ibérica
Icnitas
Paleolítico y Neolítico
Calcolítico y Los Millares
Arte Rupestre
El Megalitismo
Bronce y El Argar
Tartessos-Colonización
Cultura Ibérica
Cultura Talayótica
Cultura Celta - Vettones
Cultura Celta - Galaicos
Cultura Celtibérica
Romanización
Ingeniería Romana
Ruralización
Reino Visigodo
Islam y al-Andalus
Prerrománico
Románico
Egipto
Italia
Los Etruscos
Roma
África
Túnez - África Romana

Alojamientos amigos
Enlaces
MUSEO  DE  PAESTUM

Localización: Trenitalia parada Paestum (junto al área arqueológica).

Descripción: este museo alberga unas trescientas lastras pintadas provenientes de unas ochenta tumbas de la necrópolis de Poseidonia (Paestum) y sus alrededores. El gran número de pinturas encontradas, su coherencia cronológica y topográfica y su función funeraria ritual, reservada exclusivamente a los personajes de familias hegemónicas, han permitido que se realice su estudio como si se tratase de un documento escrito que describe el aspecto, modo de ser y modo de pensar de los habitantes de la ciudad en el transcurso del siglo IV a.C. Para comprender el significado de los programas figurativos hay que tener presente que, tanto los artesanos como los destinatarios de las pinturas, tenían claro el código expresivo constituido a partir de elementos decorativos particulares. La combinación de distintos elementos figurativos componía un programa figurativo específico que, aunque su función principal sería definir el sentido del discurso, permitía además individualizar la fisonomía de los diversos talleres que, a partir del siglo IV a.C., elaboraban sus propios repertorios dirigidos a clientelas específicas. Existen, de hecho, dos estilos principales que coexistieron desde los inicios de la producción y un tercero que se consolidó a partir del momento de mayor desarrollo: el primer estilo considera a las lajas de las tumbas como si fueran cuadros; el segundo articula el espacio como si se tratase de la decoración de un muro de un edificio público o privado, subdividiendo la laja en tres zonas repartidas según un modelo geométrico fijo; y el tercer estilo deriva de los dos primeros tomando elementos de ambos.
Para la representación de los valores del mundo masculino la escena emblemática es la del "retorno del guerrero", que muestra al guerrero en el momento en que entra vencedor en su ciudad: montado a caballo, armado con una o dos lanzas y portando los trofeos tomados del enemigo. Estas escenas aparecen exclusivamente en las sepulturas de personajes masculinos de rango elevado, generalmente acompañadas por un ajuar funerario compuesto por vasos figurados de notable calidad y objetos distintivos que tenían por objeto indicar el papel social del personaje. Con el paso del tiempo se fue adoptando un nuevo repertorio iconográfico que respondía a las exigencias de una clientela citadina que pretendía diferenciar la gran diversidad de funciones de los personajes componentes de la ciudad, y los roles de los miembros de una misma familia. Las representaciones familiares escenifican la continuidad de la estirpe y, al mismo tiempo, remarcan las diferencias de roles sociales de los hombres adultos en función de la edad. La voluntad de crear diferencias entre grupos de hombres, contraponiendo la juventud con la madurez, queda clara en las escenas de duelo, pugilato y carreras de bigas, en las que los protagonistas se pueden diferenciar por la presencia o ausencia de barba.
Las mujeres que pertenecían a las clases aristocráticas de la sociedad cumplían una función de una importancia notable: tenían a su cargo la custodia de los bienes familiares y el deber de asegurar la continuidad de la estirpe. Al principio, las sepulturas de estas mujeres eminentes de la sociedad no poseían escenas figuradas, la decoración se limitaba a bandas regulares blancas y rojas alternadas. En torno al 380-370 a.C. comienzan a aparecer representaciones con los juegos fúnebres en tumbas femeninas. Esto deja claro que las mujeres importantes tenían derecho al reconocimiento de su posición eminente y socialmente central dentro de la comunidad pero, la inexistencia de especialidades pictóricas femeninas, da cuenta que el rol de la mujer no era específico sino complementario al rol del hombre dentro de la misma.
Las representaciones de los juegos fúnebres ponen en escena un momento fundamental del ritual funerario reservado a los grupos hegemónicos de Paestum: la realización de estas ceremonias colectivas en honor al difunto se suma a los otros signos que ponen en evidencia la importancia de su estatus social. Este tipo de representaciones tienden a desaparecer hacia finales del siglo IV a.C., a excepción de las representaciones de duelos. La escena de duelo, que se centra en una pareja de guerreros enfrentados, aparece en todos los casos acompañada de otras representaciones agonísticas. El puesto que ocupa la escena en la laja, la presencia o ausencia de un tercer personaje, que puede ser interpretado como un juez, y el armamento representado permiten individualizar la fisonomía de los diversos talleres.
La escena de pugilato, representada siempre sobre una de las lajas largas, aparece en todos los casos acompañada de otras representaciones agonísticas. Está compuesta por dos personajes masculinos desnudos enfrentados, con las manos protegidas y sangrando en la mayor parte de los casos. Casi siempre los pugilistas se representan acompañados de un flautista que acompasa el encuentro. El flautista se suele representar con indumentarias correspondientes al estilo griego, una larga túnica blanca de mangas cortas bordada y decorada en rojo, o como un personaje pequeño, deforme y desnudo, con el vientre prominente y pequeñas piernas de cáprido (similar a un phlyax).
La escena de la carrera de bigas, representada siempre sobre una de las lajas largas, está compuesta por dos bigas a izquierda en carrera, separadas por una columna y guiadas por un auriga. La forma de las carros, la indumentaria de los aurigas, el modo como se paran sobre la biga) y el juego cromático de los caballos son los elementos distintivos que permiten identificar a los distintos talleres. En los primeros tiempos del siglo IV a.C. los aurigas se representaban con indumentarias correspondientes al estilo griego: una larga túnica blanca de mangas cortas bordada y decorada en rojo y un sombrero en cono. En las representaciones correspondientes a la segunda mitad del siglo IV a.C. las túnicas se acortan, en conformidad con un modelo adoptado de los etruscos, y un casco grueso cubre el cabello corto de los aurigas.
Las pinturas reservadas a las tumbas femeninas muestran como en Paestum, en el siglo IV a.C., sus habitantes trataban de superar el dolor y el trauma de la muerte. En ellas se representa la secuencia explícita de la ceremonia fúnebre desde el momento en que el individuo exhala el último suspiro al enterramiento en la tumba. La ceremonia, que podía durar varios días, comenzaba con la limpieza de la difunta y su preparación para ser posteriormente expuesta y recibir honores de los miembros de la comunidad. Una parte de este proceso estaba dada por el cortejo fúnebre, compuesto por personajes, generalmente femeninos, caminando solemnemente mientras portan distintos objetos. En la tumba 53A el esquema de la prothesis se basa en una disposición especular de dos figuras femeninas con gestos de desesperación que no tocan a la difunta. Poseen vestidos blancos que dejan completamente descubiertos los brazos y la parte derecha del pecho y un largo velo que les cubre la cabeza.


La Tumba del Saltador: formaba parte de un número limitado de sepulturas pertenecientes a un pequeño núcleo asentado en el margen meridional del territorio de la ciudad; a lo largo de la calzada que unía Poseidonia con el puerto de Agropoli. Datada en torno a los años 480-470 a.C., esta tumba se destaca por las pinturas que decoran las paredes internas de la caja de travertino, en las que ha quedado plasmado el ritual funerario de Poseidonia del siglo V a.C.
Sobre las cuatro paredes que componen la caja se desarrolla una escena de simposio. Sobre los lados largos se representan diez invitados recostados sobre lechos, solos o en parejas, en el momento final del convite, cuando se entregan a los placeres del vino, los juegos eróticos, el canto, la música y al juego del kottabos (que consistía en lanzar con habilidad un chorro de vino a un blanco fijo). En uno de los lados cortos se representa, sobre una mesa, una crátera decorada con guirnaldas de grandes dimensiones y un joven que se aleja tras haber obtenido con una oinochoe la bebida sacra de Dionisos (dios del vino). Sobre el otro lado corto se representa un cortejo, abierto por un personaje que hace sonar una flauta, seguido de un joven cubierto con un delicado paño azul y de un personaje anciano que camina apoyándose en un bastón. Sobre el techo se representa la famosa escena que ha dado el nombre a la tumba: un hombre joven en el momento del salto a un espejo de agua tras superar una estructura de bloques.
pintura funeraria de la Tumba del Saltador pintura funeraria de la Tumba del Saltador
pintura funeraria de la Tumba del Saltador pintura funeraria de la Tumba del Saltador
pintura funeraria de la Tumba del Saltador pintura funeraria de la Tumba del Saltador

Victoria sobre biga en carrera (tumba 86A) – Árbol con aves (tumba 21A)
pintura funeraria con Victoria sobre biga en carrera pintura funeraria con árbol con aves

Carro (tumba 61A) – Escena de batalla (tumba 114A)
pintura funeraria con carro pintura funeraria con escena de batalla

Escenas de caza (tumba 18A) – Retorno del guerrero (tumbas 61A y 12A)
 pintura funeraria con escena de caza  pintura funeraria con escena de caza
pintura funeraria del retorno del guerrero pintura funeraria del retorno del guerrero

Representaciones de tumbas de mujeres
pintura funeraria de tumba femenina pintura funeraria de tumba femenina

Cuadriga (tumba 48A)  –  Carrera de bigas  –  Escenas de duelo y pugilato (tumbas 1Ar, 24A y 10L)
pintura funeraria con cuádriga pintura funeraria con carrera de bigas
pintura funeraria con escena de duelo pintura funeraria con escena de duelo
pintura funeraria con escena de pugilato pintura funeraria con escena de duelo

Escenas de duelo (tumba 58A) – Carrera de bigas (tumba 10L)
pintura funeraria con escena de duelo pintura funeraria con escena de duelo
pintura funeraria con carrera de bigas pintura funeraria con carrera de bigas

Prothesis (tumba 53A)  –  Cortejo fúnebre (tumba 47A)  –  Retorno del guerrero, escena de libación (tumba 58A)
pintura funeraria de prothesis pintura funeraria con cortejo fúnebre
pintura funeraria con cortejo fúnebre pintura funeraria con cortejo fúnebre pintura funeraria del retorno del guerrero con escena de libación
Ir arriba     Volver
2006-2015Ir a InicioIr a Acerca deIr a Aviso legalIr a RSS - Novedades